Dinghy Andorinha. El gusto de hacer con las propias manos

El proyecto para construcción amateur del Dinghy Andorinha (Golondrina en portugués) tiene nos reservado buenas sorpresas. Además de ser el tercer velero de nuestra línea de proyectos en stock con más unidades en construcción o navegando, solamente siendo superado por el MC 23 y por el MC 28, es también uno de los modelos que las personas se sienten más realizadas por construirlo. Es difícil para alguien de fuera imaginar el efecto mágico que representa adquirir un paquete de un proyecto, constando de un fichero en PDF de una colección de plantas técnicas, y algún tiempo después salir navegando con un barco hecho con sus propias manos. Es costumbre que ese día sea conmemorado como un mojón en la vida de las personas de una familia.

Para testar el proyecto, Astrid Barros y Luis Gouveia construyeron ese Andorinha. El barco se quedó tan bueno de ser navegado que cuando cambiaron de dirección para Perth, Australia, no tuvieron el coraje de venderlo, teniéndolo guardado en el Río Sailing Yacht Club hasta los días de hoy, esperando una oportunidad para transportarlo para Australia en un conteiner.

El buen resultado obtenido por el proyecto no fue fruto del acaso. La fórmula del suceso residió en el proceso constructivo que adoptamos, el llamado "stitch and glue" (costure y pegue).

Paneles planificados del casco del Dinghy Andorinha. El diseño de esas piezas expandidas fornecido con el proyecto es el principal secreto del éxito obtenido por tantos constructores.

Como los formatos de los paneles son ministrados en plantas que los definen en sus dimensiones verdaderas, la tarea de construir el casco se resume en costurar los paneles unos a los otros sobre los mamparos estructurales, pues tan luego eso sea hecho el casco ya asume su forma final.

.

Ese Andorinha está en construcción en Pamplona, España. El constructor, Eduardo Zubiría, hizo un perfecto servicio de fabricación de los mamparos

Entonces es aplicar fibra de vidrio por fuera del casco e internamente aplicar masilla epoxi en las costuras, y siguiendo la obra, aplicar una tira de tejido de vidrio sobre la masilla. Ahora, algo más fácil que eso solo adquiriendo un barco pronto.

Cuando el casco esté costurado el formato correcto es obtenido. De entonces en delante el casco es revestido con fibra de vidrio externamente, y internamente cada junta debe ser cerrada con masilla epoxi y después ser cubierta con una tira de fibra de vidrio.

El proceso "stitch and glue" es un viejo conocido de la familia Barros. Durante los años sesenta la pareja Roberto e Eileen Barros, los fundadores de la oficina Roberto Barros Yacht Design, hoy B & G Yacht Design, construyó el chinchorro que llamaron de Peligro Amarillo con la intención de servir de anexo al velero Sea Bird, con el cual navegaron desde Río de Janeiro hasta la Polinesia Francesa. El chinchorro, que fue construido en el salón del departamento donde vivían en Ipanema, Río, tuvo que salir del departamento por el ascensor, para después ser duramente utilizado en un viaje de tres años, llegando en perfecto estado al otro lado del mundo. Esa fue una prueba definitiva que el método permite la construcción de barcos livianos de alta calidad en un tiempo sin comparación.

La eficiencia del método "stitch and glue" fue testada en ese chinchorro de 1.50m x 0.90m utilizado como anexo del velero Sea Bird (en el fondo). Esa foto de Eileen Barros viniendo desde bordo para el molle de la marina fue sacada en 1968 en Caracas Bay, Curaçao, Antillas Holandesas.

Sin embargo el proyecto del Dinghy Andorinha fue el primer plano en stock utilizando ese método constructivo desarrollado por nuestra oficina. Dedicamos el proyecto a los jóvenes y a familias recién constituidas, y nos quedamos aguardando el resultado de nuestro trabajo. No se pasó mucho tiempo para que comenzásemos a recibir noticias de constructores. El primer barco de la clase a navegar fue el Li-Si-Ri, hecho en el Estado de Piaui, en el nordeste de Brasil. En secuencia recibimos muchas comunicaciones de barcos concluidos en varios lugares, pero nos limitaremos en ese artículo a relatar las dos últimas comunicaciones que recibimos.

Li-Si-Ri, el primer Andorinha a navegar.

Uno de eses constructores es Roberto Mahmoud, de Mar del Plata, Argentina. él nos pasó ese e-mail:

Hola Luis Gouveia:
Acá te paso algunas fotos de la primera prueba del Andorinha en puerto Mar del Plata. Estoy impresionado por como navega. Luego lo probé con cuatro personas y también andaba muy bien.

Saludos
Roberto Mahmoud

Ese Andorinha fue construido por Roberto Mahmoud, de Mar del Plata, Argentina. Como es bueno saber que nuestros clientes construyen sus barcos sin dificultades y después se sienten felices con su realización.

La última novedad que recibimos fue la botadura del Russão. Ese barco se quedo muy hermoso y creemos que también proporcionó mucha alegría a la familia. Recibimos ese gentil e-mail:

Roberto Barros y Luiz Gouveia

Más uno Andorinha navegando. La botadura fue ese sábado. Quedose fantástico y camina mucho. Ahora iremos testarlo en vientos fuertes y medir con GPS para ver cuánto camina.
Después mando otras fotos, pues aun no saqué yo mismo.
Siguen algunas fotos de la inauguración.
Si posible ponga un artículo en sus novedades, de él y de otros Andorinhas. Creo que sus visitantes irán apreciar. Mando nuevas fotos.
Ahora vamos partir para el próximo con cabina!
Abrazos
Leonardo Oliveira
Itatiba, SP, Brasil

Como puede ser comprobado en el slide show el Dinghy Andorinha consigue realizar con suceso su objetivo social, el de traer familias para el deporto de la vela, y para eso, al menos como primer barco, creemos que esté alcanzando plenamente su propósito.

Haga click aquí para saber más sobre el Dinghy Andorinha.