Multichine 26C Xangô ya está navegando

Nuestro propósito de diseñar veleros oceánicos al alcance do los constructores amateurs muestra buenos resultados. Ahora el proyecto en evidencia es el Multichine 26C. Ese es un barco difícil de creer que tenga solamente veintiseis pies desde su proa hasta el espejo de popa. Con 1.85m de altura bajo el techo de la carroza, dos cuchetas de matrimonio, cabina privativa del propietario, cocina completa con dos quemadores y horno, nevera, fregador, una profusión de armarios, y un baño con ducha, todo en su interior es grande para un barco de su eslora. Ahora, cuando los primeros barcos de la clase están siendo inaugurados, el modelo empieza a ser conocido por sus características, y la comunidad náutica está descubriendo cómo él es diferenciado.

Es una alegría para nosotros de la oficina B & G Yacht Design cuando un cliente nos informa que terminó una construcción. Ese fue el caso del Xangô, el MC26C construido por Rui Jorge y su esposa Fátima en el Club São Cristóvâo, un centro de construcción amateur localizado en Río de Janeiro, donde varios de nuestros proyectos están siendo hechos, y del Anauê, un MC26C construido en el estado de São Paulo, Brasil, por nuestro cliente Amauri Ferraz.

MC26C Xangô en Marina da Gloria, Rio de Janeiro un día después de su botadura. Es una gran satisfacción para un amateur ver el barco hecho con las propias manos flotando en su correcta línea de agua después de mucha ansiedad.

En el primer domingo de septiembre hice una visita al recién-inaugurado Xangô en Marina da Glória, Río de Janeiro. Me recibieron calorosamente la pareja Rui y Fátima, que aun estaban exultantes con la botadura.

La cocina del MC26C con dos quemadores, horno, nevera, fregador y locales para almacenar todos los equipamientos necesarios, es el sueño de cualquier cocinero. El granito negro, aunque un poco pesado, dio un aspecto exquisito a la decoración.

Mi visita al Xangô fue muy productiva. Aun no había visto un MC26C en el agua, y como colaborador en la confección del proyecto, tenía una gran curiosidad en conocer un barco concluido. My impresión fue la que el barco es muy grande y muy confortable internamente para un veintiséis pies. Como no podría ser diferente en aquella tarde la charla se concentró en las aventuras que la pareja pretende hacer en seguida, como participar del crucero de la amistad por el litoral de la costa brasileña, cuando los barcos argentinos, uruguayos, brasileñosy de otros países, se confraternizan en un crucero por aguas tropicales, en secuencia participar en la regata Recife-Fernando de Noronha, siguiendo después para el Caribe. Final, solo pueden tener eses planos, los que hicieron por merecerlos. De mi parte me quedé feliz por ter contribuido al participar en la elaboración del proyecto, por poco que eso pueda significar, para que ese sueño pudiera se tornar realidad.

Ya en la primera noche, Hugo el hijo más viejo de nuestros amigos fue dormir a bordo y, temprano en la mañana, cuando sus padres llegaron, aun estaba durmiendo. él informo tener gustado mucho de la cucheta de matrimonio y que consideró inolvidable dormir con el embalo de las marolas en el casco.

Como Xangô fuera inaugurado pocas horas antes, la cabina aun no estaba totalmente arreglada, además de que aun no estén concluidos algunos detalles, pero en el general ya se puede constatar que el interior es muy acogedor.

Para un amateur alcanzar ese grado de terminación con sus propias manos no es una tarea fácil. Para llegar aquí pasó por la fabricación de los mamparos, por el montaje del casco, tuvo que volver el casco y hacer la obra del interior y cubierta. Ahora no es más necesario pensar en trabajo, solo en las cosas buenas que un velero de crucero puede proporcionar.

El día en que el casco es volcado dejando la cubierta para arriba es inolvidable. En ese día es costumbre que el constructor ofrezca un asado para amigos y colaboradores. De ese punto en delante el progreso de la obra es motivado por la tentación de ver el barco navegando.

Una vez volcado el casco, entonces es como leer un buen libro. La curiosidad en conocer el fin de la historia es la motivación para seguir adelante. La diferencia es que el constructor no es un espectador, pero si el personaje principal de la trama. Más adelante el constructor irá crear una nueva historia, ahora como capitán de su propio buque navegando para los destinos que soñara por un largo tiempo. Como todos los constructores conocen eses mismos sentimientos, nosotros de la oficina nos encantamos cuando somos informados de botaduras de barcos diseñados por nosotros. La próxima de la clase MC26C deberá ser la del Anauê, que ya está listo para ir para el agua.

El MC26C Anauê ya está terminado. Es un placer para nosotros relatar la botadura de un barco de nuestro proyecto. Cortesía: Amauri Ferraz.

Multichine 26C Geko construido en Istambul, Turquia, por Ömer Kirkal. Ese fue el primer barco de la clase a ir para el agua. Ömer está muy contento con el desempeño del barco en las regattas en que tiene participado. Cortesía: Ömer Kirkal.

Haga click aquí para saber más sobre el Multichine26C