Pop 25 Solaris - Últimos detalles antes de la boatadura

Solaris es el Pop 25 que nuestro cliente Fernando Santos construye en Río de Janeiro.. Fernando está cerca de alcanzar su sueño de tener un velero capaz de afrontar el océano con confort y seguridad para en ello poder hacer los cruceros costeros que siempre deseó realizar. Él se quedó apasionado por el concepto de barco capaz de navegar por tiempo indefinido en cualquiera dirección utilizando para eso solamente el viento y la luz solar.

Solaris está prácticamente listo para ir para el agua. Fernando Santos, su propietario, desea realizar cruceros al largo del litoral brasileño, y para eso está muy bien proveído. Foto: Murilo Campos de Almeida.

La clase Pop 25, con más de cincuenta barcos en construcción en doce países diversos en poco más de dos años desde que el proyecto fue concluido es uno de los mayores sucesos de la oficina B & G Yacht Design. Con barcos en construcción en tantos lugares diferentes, es fácil comprender que exista una gran curiosidad para saber cómo las otras obras van progresando. Para suerte de la clase existen al menos cinco blogs sobre la construcción de Pop 25, todos con enlaces de nuestro sitio (Hayal, Horus. Rancho Alegre, Konquest y Splash), el que permite que todos puedan seguir esas obras.

Hace poco tiempo divulgamos la botadura del Horus, el Pop 25 construido en City Bell, Buenos Aires Argentina, que ya navega en el Río de la Plata. Ahora el próximo barco de la clase a navegar será el Solaris. Es nuestra intención escribir una nota sobre esa botadura, hasta porque fuimos invitados para el primer teste de mar.

Fernando incorporó muy bien el concepto del Pop 25, aceptando integralmente la propuesta del proyecto, la de ser un auténtico velero oceánico. Por fin, con una eslora de 25 pies, un velero tener tres cuchetas de matrimonio, una capacidad de 260l en los reservatorios de agua dulce y poder hacer manutención de fondo en la variación de marea, eso no es fácil de encontrarse en otros veleros de misma eslora.

Dos cortinas ofrecen privacidad a quien esté en el baño, separando ese ambiente de la cabina de proa y del salón.

El Pop 25 fue proyectado pensando en las personas que desean poseer un velero de crucero y que tienen que afrontar el tabú que veleros oceánicos de 25 pies no existen. Como ahora ya comienzan a navegar los primeros Pop 25, ya podemos decir que no es exactamente así.

Fernando Santos ya sueña con la botadura del Solaris. Foto: Murilo Almeida

Haga click aquí para saber más sobre el Pop 25.