Multichine 28 Lobo Estepario en construción en Rosario, Argentina

El MC28 Lobo Estepario está en sus primeros estadios de construcción. Su constructor, Angel Queti, es un amateur que jamás hay construido un velero oceánico, pero que tiene grandes planos a realizar con su futuro barco. Estamos haciendo esa nota, no porque el barco esté adelantado en su construcción, pero por el increíble entusiasmo de su constructor. Angel creó una página en Face Book la cual seguimos con regularidad, y también un sitio con enlace desde nuestro site: www.proyectolobo.com.ar, los dos con muchos seguidores y amigos.

Una hermosa pieza de arte para hacer la decoración del salón social de un departamento. Uno tiene que tener una esposa muy comprensiva para que lo permita hacer una cosa así sin serias consecuencias. Foto: Ángel Queti.

Ángel confiriendo los ángulos en las aristas de los mamparos para que cuando el terciado sea aplicado se asiente perfectamente sobre la estructura. Existen otros constructores de MC28 en Argentina, pero tanto cuanto sepamos, solamente él tiene un blog para documentar la construcción.

En esa etapa de la construcción ya se tiene una buena idea de cómo el casco se quedará cuando cubierto con terciado. Juntar los mamparos por medio de los chines es fácil, una vez que los entalles en los mamparos fueron anticipadamente abiertos en el taller.

Cuando Ángel dio el nombre de Lobo Estepario a su barco, dejó claro su deseo de tornarse un trotamundos de los mares cuando el barco esté navegando. Esa es la regla entre constructores de MC28. Parecen soñar con lugares distantes y sus esfuerzos se destinan a conseguir ese objetivo. Eso nos deja muy contentos, pues hicimos el proyecto pensando en proporcionar exactamente eso a personas con pocos recursos que de otra manera no podrían poseer un verdadero barco oceánico.

La próxima etapa es hacer los ángulos en la superficie de contacto para que el terciado se amolde perfectamente en la estructura, sin dejar espacios, Eso técnicamente no es difícil pero es un trabajo fatigante, Sin embardo, después, cerrar el casco con terciado es rápido, fácil y gratificante. En el final de la operación el construtor ya se siente como el propietario de un velero oceánico.

Haga click aqui para saber más sobre el Multichine 28.