Lista de Planos Construção Descrição Layout Principais Dimensões Datos técnicos Convês Clube Renderizations Fotos Projeto

Curruira 42

Curruira es el trawler! Asi habló Zaratustra

El diseño de la Curruira 42 es un caso de suceso en nuestra oficina de proyectos. Cuando decidimos desarrollar ese plano de crucero a motor especificado para ser un casco de desplazamiento accesible para construcción individual, sea por un constructor amateur u astillero artesanal, no podríamos imaginar que iríamos tener tan buena aceptación del modelo.

Ahora que ya tenemos varios constructores en diversos países, se queda claro que la fórmula del suceso reside en la premisa que el diseño es clasificado como una embarcación de desplazamiento, de larga autonomía y bajo consumo de combustible, no teniendo afinidad con los trawlers casi planeadores, que en nuestra manera de pensar son el peor de dos mundos. Final, hacer una horrible ola al redor del buque ni mismo es una actitud ecológicamente correcta.

La cabina del propietario de una otra Curruira. El confort interno es una de las razones para el suceso del modelo. Foto: Flavio Rodrigues

Para aquellos que eligieron la Curruira como su barco, el que más importa es el placer de estar a bordo, y también la sensación de seguridad que el modelo inspira.

El mayor admirador del proyecto es nuestro amigo Flavio Rodrigues, dueño del astillero Flab, www.flab.com.br, de Campinas, Sao Paulo, Brasil, que está construyendo la segunda unidad de ese modelo, en esa ocasión para el ingeniero Fernando Rodríguez, un pescador oceánico apasionado. Fernando deseaba un barco un poco más grande, y por eso nos preguntó sobre la posibilidad de alargar la distancia entre cuadernas, el que consentimos y mismo lo ayudamos a hacer la adaptación, El casco fue volteado ese febrero y el video arriba muestra bien la fiesta hecha en la ocasión.

La operación de voltear el casco fue comandada por Flavio con la precisión de un maestro de orquestra sinfónica.

La Curruira es especificada para construcción terciado/epoxy, un método constructivo que favorece la construcción artesanal. Foto: Flavio Rodrigues

Usted irá notar en el video que esa Curruira tiene dos escalones en la borda. Esa fue una de las exigencias de Fernando, que desea tener facilitada la tarea de traer el pez a bordo, y una borda baja en la popa es para él una proridad. Nosotros de la oficina B & G Yacht Design estamos muy ansiosos por ver más ese modelo navegando, deseando que nuestro cliente se quede plenamente realizado con su opción.


Curruira 42 Passatempo navegando em Rio Grande

Esa nueva Curruira 42 inaugurada en junio de 2011 es una gran sorpresa para nosotros de la oficina B & G Yacht Design, sea por su hermosura o por su calidad de construcción. Construida por su propietario, Adriano Marcelino, en acero carbono, su casco se quedó tan perfecto que es difícil creer que tenga sido hecha con ese material. El que más sorprendió fue el facto de ella tener sido fabricada por su dueño en menos que un año, casi sin ayuda de otras personas.

Curruira 42 Passatempo. Un casco en acero tan bien desarrollado que parece tener salido de un molde
hembra de fibra de vidrio.

La Curruira 42 es de un tamaño mágico. Ella ni es tan grande para quedarse en la categoría de yachts para millonarios, ni tan chica para no poder recibir una familia con todo el conforto que se pueda esperar de un crucero a motor.

También tiene que ser considerado el factor costo. Su precio es bien más accesible que el de un velero oceánico de misma eslora, tanto por no necesitar de todos los costosos equipamientos del velero, cuanto por ser muy más amplia para el desplazamiento equivalente, especialmente por poseer dos pisos habitables, además del flybrige, que es una tercera área de entretenimiento y ocio.

El confort del interior de la Curruira 42 es basado en un de nuestros fundamentos, que debe existir armonía entre todas las funciones de bordo, jamás sacrificando un ambiente en beneficio de otro. La Passatempo es exactamente así.

Curruira 42 virtual. Es curioso constatar que nuestra opción de color del casco coincidíó con el color elegido
por nuestro cliente. Renderización: www.ideebr.com

Proyectamos la Curruira 42 para ser un crucero a motor del tipo clásico, que de broma citamos en nuestro site como siendo un barco que podría tener sido utilizado por el actor Humphrey Boggart en una de sus películas de aventuras. Él se parece con un buquecito con el cual se sueña navegar para un lugar bien lejos en la compañía de una enamorada.

Si nuestro texto inspiró o no nuestro cliente, eso no sabemos, pero de una cosa estamos seguros, su elección de color para el casco no fue una simple coincidencia.

Nada como un buen balcón en la popa para quien navega en los trópicos.
El flybridge es una buena ubicación para el anexo.

El salón de la Curruira 42 ofrece confort para hasta nueve personas se socializaren u apreciaren
una exquisita refeición. Renderización: www.ideebr.com

La Passatempo fue una construcción amateur realizada con mucha competencia. Adriano la fabricó sin utilizar ficheros CNC, el que le causo un trabajo penoso, el de hacer moldes de todas las piezas empleadas en la construcción y soldarlas con perfección. Pero ese no fue un factor que atrasase su desempeño ni que introdujese imperfecciones en la superficie del casco. La terminación se quedó al fin de primerísima calidad. Ahora si un amateur nos pregunta si puede construir él mismo una Curruira 42, podemos decir con seguridad: yes, you can!


Curruira 42 Agenores - Segunda Parte

Nuestro crucero a motor Curruira 42 Agenores que esperábamos su inauguración con tanta ansiedad, al final ya está navegando. Su primer viaje fue básicamente una entrega desde Ubatuba, una localidad en el litoral norte del estado de Sao Paulo, Brasil, hasta Maraú, Bahia, 600 millas más al norte. La primera parte del camino fue una travesía de 140 millas hasta Río de Janeiro, la cual relatamos en esa nota

Nico Araujo, el propietario, invitó el constructor Flavio Rodrigues, www.flab.com.br, junto con sus dos hijos, Ivan y Raul, para participar de la tripulación. Los dos hijos de Nico, Felipe y Nicolau también participaron del equipo, así como el marinero profesional Ricardo. Así, ya en su primera salida, Agenores iría navegar con su capacidad máxima de pasajeros, u hasta un poco más, una vez que el arreglo del interior elegido por Nico fue el de dos cabinas con cuchetas de matrimonio.

La proa abierta de Agenores desvía el agua para fuera

La travesía fue de veinte dos horas de navegación, la primera parte con viento de proa y mar revuelto. Ese fue el bautismo de Agenores bajo los ojos atentos de una tripulación recelosa.

Una fortísima tempestad se había abatido sobre el litoral sudeste brasileño exactamente en el día fijado para la partida, obligando que se marcase otra fecha para la salida para cuando la tempestad se abatiera, el que se pasó dos días después. La tempestad fue tan avasalladora que surfers deslizaban en olas gigantescas en la entrada de la Bahía de Guanabara, donde el mar acostumbra ser calmo como un espejo, siendo donde los pibes hacen sus regatas de Optimist. En aquella noche todos los noticiarios de televisión mostraran ese fenómeno inusitado. En el jueves de aquella semana debería comenzar el Rio Boat Show, pero en función de los daños ocurridos en los molles de la marina, la inauguración del evento fue transferida para el sábado.

Esa era la situación en la víspera de la salida programada, pero esperar un día más fue el suficiente para que la borrasca se ablandase. Luego en la partida Agenores tuvo que romper un amenazador mar de proa, bajo un sentimiento de aprehensión de su tripulación, pues esa sería la primera oportunidad para demostrar cuanto podría ser marinera.

Flavio nos envió un resumen del desempeño de la Curruira 42 durante ese tramo del viaje:
A 1500 rotaciones con vientos flacos de proa la velocidad fue de 6.5 nudos. Con vientos más fuertes la velocidad disminuyó para 5.7 nudos.

En condiciones semejantes a 2000 rotaciones las velocidades fueron de 7.8 nudos y 7.1 nudos respectivamente.
A 2800 rotaciones, muy debajo de las 3300 rotaciones máximas, la velocidad fue de 9.4 y 8.7 nudos, muy próximo de nuestro cálculo teórico.

Es importante recordar que la Curruira 42 es un casco de desplazamiento de bajo consumo (trece litros por hora en promedio) y larga autonomía. Agenores está equipado con motor diesel Mercedes 366 de 180hp.

Flavio consideró el comportamiento general del barco excelente, mejor mismo que sus expectativas, eso se quedando claro durante toda la travesía. Él constató que el gobierno es eficiente y que el pasaje del casco por el mar es increíblemente suave, siendo aun el barco muy estable.

El agradable video filmado por Ivan relata muy bien la aventura, además de mostrar el hermoso escenario de la llegada a la ciudad de Río de Janeiro.


Curruira 42 Agenores. Primeira parte

Es impresionante como viene aumentando el mercado para barcos de crucero a motor de recreación en los últimos tiempos. Es como si muchas personas descubriesen al mismo tiempo el encanto de poseer un buquecito particular, donde puedan se instalar con mucha tranquilidad y cercadas de todo conforto.

Nosotros de la oficina B & G Yacht Design Australia (Roberto Barros Yacht Design en Brasil), no podríamos nos quedar ausentes de ese mercado tan prometedor, y hace un buen tiempo nos dedicamos a ese segmento

Curruira vista de lado

Siempre que desarrollamos un proyecto, en primer lugar hacemos una definición conceptual del que deseamos concebir. Entonces imaginamos para cual perfil de clientes ese proyecto debe se destinar. Es por demás sabido que el gran interés por cruceros a motor de desplazamiento sea la facilidad de ser conducidos por personas de cualquiera edad, y también por el bajo consumo de combustible. El facto es que nuestra oficina está continuamente recibiendo consultas a respecto de barcos de ese tipo.

Curruíra 42 Agenores vista desde el piso del galpón

En vista de tanta procura decidimos proyectar la Curruira 42. Estábamos pensando en el mercado de trawlers de eslora mediana, aun relativamente baratos, pero que ya proporcionasen suficiente conforto para que una pequeña familia pudiera vivir a bordo, y con ella desplazarse para cualquier puerto o fondeadero con seguridad y autonomía.

Tan luego el trabajo fue concluido hicimos la primera venta. Nuestro cliente fue el médico Nico Araujo, que deseaba poseer un barco para pasar la mayor parte de su tiempo a bordo, navegando por el litoral del estado de Bahía, Brasil, particularmente en la hermosa bahía de Camamú, donde posee una casa de playa.

Nico vestindo camiseta azul, Flávio en el centro y amigo

Por esa época el Astillero Flab, www.flab.com.br , de Campinas, estado de São Paulo, Brasil, empezara hace poco tiempo sus actividades. Ese taller ya tenía construido un velero de nuestro proyecto por el mismo proceso especificado para la Curruira 42, y por esa calificación recomendamos a nuestro cliente que lo procurase. Fuimos muy bien sucedidos en nuestra indicación, como pueden constatar a seguir: 

La Curruira 42 Agenores, primer  barco de la clase a quedarse concluido, fue suministrado el marzo, 2010, por Astilleros Flab, de Flavio Antônio Rodrigues, siendo trasportada por camión de Campinas para Ubatuba, litoral del estado de São Paulo, el local de la botadura.

Fueron varios años de trabajo y dedicación por parte del astillero, que sin duda construyó un barco primoroso. Son pocos los constructores que tienen una terminación tan bien hecha como la que Flavio obtiene en sus barcos. Algunos detalles son auténticas obras-maestras. Hacer un pequeño buque en madera, revestido de terciado y fibra de vidrio no es trabajo de poca responsabilidad, necesitando determinación y habilidad para hacer un servicio de calidad.

El casco es revestido con terciado marino y encapsulado con fibra de vidrio

El casco construido por el proceso madera/epoxy, sistema ply-glass, (posee un revestimiento de grueso espesor de fibra de vidrio externamente), es constituido por cuadernas de madera unidas por listones, recubiertas con terciado marino y después encapsuladas con la gruesa laminación fibra de vidrio saturada con resina epoxy referida arriba. El resultado es un casco fuerte, relativamente liviano y de grande durabilidad.

La Curruira 42 posee un amplio salón al nivel del piso de la cubierta donde están ubicados el compartimiento de navegación, la cocina y el ambiente social, con la mesa de refecciones, un sofá en L, con más dos sillones junto a la mesa y dos otros del otro lado.

En el piso inferior, ya dentro del casco en la proa, están las cabinas. En nuestro proyecto hicimos dos layouts de acomodaciones: uno para más personas, con tres cabinas y dos baños, y otro para una pareja y eventuales invitados, con solamente dos cabinas y un baño, en esa versión con todo mucho más amplio.

Cabina del propietario

Nuestro cliente optó por el layout para menos personas y sus acomodaciones se quedaron sorprendentemente amplias y confortables, además de tenerse quedado con una terminación muy exquisita.
En el salón superior el arreglo interno fue una decisión del astillero y difiere de la del proyecto. En el todo el barco se quedo muy hermoso y bien terminado

Salón del Agenores

Un  compartimiento del barco que se quedó un espectáculo fue la sala de máquinas. Flavio, un apasionado por coches antiguos, tiene los detalles de mecánica fina en su DNA, y allá derrochó capacidad creativa y sus instalaciones se quedaran una maravilla.
Nico también contribuyó para un resultado más simple al optar por solamente un motor de propulsión, el que ahorró bastante espacio para instalaciones de equipamientos, sin hablar en la facilidad de acceso a todos los rincones del compartimiento.
Otro punto de realce en la Curruira 42 es su capacidad de los depósitos de agua dulce y combustible, que es de dar envidia a los dueños de lanchas veloces.

Casa de máquinas

Durante la construcción ocurrieron dos ocasiones para grandes conmemoraciones: cuando el casco fue volcado y ahora en Marzo con la entrega del barco.

La salida del barco fue filmada por un aeromodelo con cámara y esas imágenes se quedaron óptimas. El camión tuvo que recorrer un callejón de tierra hasta encontrar la calle pavimentada, razón para que la adrenalina subiera un poco en los corazones de Flavio y Nico, pero afortunadamente todo se pasó sin más sustos y la Agenoresllego a Ubatuba sin un único rasguño.  Ahora las emociones se quedarán por cuenta de la botadura.


Curruira 42, un crucero a motor con estilo y conforto

Desde su introducción la Curruira 42 mereció muy poca atención de nuestra parte para promoverla. Para encontrarla era necesario entrar en nuestra lista de planos de stock, y descubrirla junto a otros trawlers, pero sin destaque alguno. Ese tratamiento era injusto con ese crucero a motor de eslora mediana con un concepto tan original que despertaba la curiosidad de las personas que la descubrían en nuestras páginas secundarias.

No es fácil para nosotros promover igualmente todos los nuestros más de cincuenta proyectos de stock. Entonces el que podemos hacer es promover con relieve uno a cada vez., de preferencia haciendo eso cuando el primer barco de aquel modelo se aproxima de su conclusión, el que es exactamente el que se pasa con la Curruira 42. La primera unidad en construcción está en sus últimos estadios de fabricación en Astilleros Flab, de Campinas, São Paulo, Brasil, www.flab.com.br.

Ahora, entonces, creemos ser en buena hora señalar los reflectores para ella. En seguida contaremos un poquito de la historia de ese modelo.  

Sueño virtual sobre la Curruira 42. Renderización: www.ideebr.com.

Hace un largo tiempo deseábamos diseñar un crucero a motor de costo mediano con estilo semejante al de aquellos buquecitos como los de las películas  antiguas de Hollywood  estrelladas por Humphrey Bogart. Cuando recibimos una consulta sobre un crucero a motor con ese aspecto, en vez de decir que teníamos solamente la intención de proyectar un barco así, no titubeamos un solo segundo en afirmar que ya teníamos el proyecto preliminar de ese modelo, solo mancando los detalles.

Nuestra intención era ofrecer al mercado una embarcación del tipo de desplazamiento con amplia autonomía de combustible (2750 litros de diesel), capaz de navegar unas dos mil millas sin reabastecerse. Construir ese barco debería estar al alcance del amateur o profesional autónomo, y también debería ser adecuada para se vivir a bordo, además de poseer una elegancia capaz de rivalizarse con los trawlers de misma eslora más sofisticados encontrados en el mercado internacional.

Solo tenemos razones para conmemorar nuestra decisión arrojada de apostar en ese proyecto. Cuando el proyecto comenzó a avanzar y ya teníamos el que mostrar, parece que nuestros amigos y visitantes se apasionaban por el diseño, y así en un parpadear de ojos los primeros clientes comenzaron a aparecer. Ahora el modelo ya es bien conocido con varias unidades en construcción.

Fantasía y realidad caminando al mismo tiempo. Renderizacion: www.ideebr.com.

Nuestro primer cliente, Nico Araujo, es un médico de Río de Janeiro que eligió la Bahía de Camamú, en el litoral de Bahia, como el lugar ideal para vivir. Nico pretende vivir a bordo y practicar un poco de medicina social cuando visitar  pequeñas comunidades de la región, ayudando los pescadores con asistencia médica sin remuneración. El también desea hacer cruceros con su barco en dirección al norte, quizás hasta el Caribe.

Otros clientes siguieron los pasos de nuestro amigo Nico Araujo y ahora tenemos varios constructores de la Curruira 42, en Brasil e en Europa, no obstante tenernos hecho prácticamente ninguna publicidad del proyecto.

El layout del interior contempla dos versiones: una con lugar para seis personas dormiren en tres cabinas y otra para cuatro personas. Renderizacion: www.ideebr.com

Muchas parejas de jubilados prefieren un camarote del propietario con el  máximo de espacio e un otro camarote menor, abriendo mano de un tercero camarote. Renderización: www.ideebr.com.

Como es la Curruira 42 fuera del agua. Renderización: www.ideebr.com.

Conceptualmente la Curruira 42 es un trawler de desplazamiento, sin ser una embarcación de casi-planeo. En nuestro modo de ver, una embarcación  de casi-planeo es el peor de dos mundos, pues sin conseguir elevarse, genera enormes olas de popa, con grande desperdicio de combustible para un gaño de unas pocas millas de velocidad. Para planeo nada substituye los cascos en v de las lanchas veloces.

Proyectada para tener un o dos motores, y poseyendo una capacidad de 2750 litros de combustible, la Curruira 42 tiene una autonomía de dos mil millas náuticas aproximadamente a una velocidad de aproximadamente diez nudos
Propulsión híbrida con un motor a explosión acoplado a un motor eléctrico también es una posibilidad. Instalar un motor así es una solución ecológicamente correcta y también muy inteligente.

Cuando el modo eléctrico esté en operación, a pesar de solamente alcanzar unos cinco nudos de velocidad, su utilización es absolutamente silenciosa, causa cero polución ambiental y tener ese sistema instalado hace desnecesaria la opción por dos motores a combustión, una vez que el motor eléctrico es el sustituto  del otro en caso de emergencia. Considerando que el motor eléctrico se transforma en generador cuando el motor a explosión esté funcionando es otra ventaja, una vez que puede suplir energía para todas las otras aplicaciones de bordo. Un segundo generador instalado puede ser una solución interesante, pues podrá fornecer energía para que, en caso de defecto en el motor a explosión, el motor eléctrico pase a operar por tiempo indeterminado con la electricidad recibida desde ese segundo generador.