Pantanal 25

Pantanal 25 Vega - Relato de una regata

En varias ocasiones publicamos novedades sobre la clase Pantanal 25. Muchas veces informamos sobre los buenos resultados que barcos de le clase obtuvieron en competiciones, como la conquista del campeonato del estado de Sao Paulo, Brasil, de vela de océano, obtenida por dos años consecutivos por el Pantanal 25 Dark Ice, el primer barco de la clase a navegar.

El arreglo del interior del Pantanal 25 está lejos de ser despojado como el de una máquina de regatas

Otros veleros de la clase continuaron confirmando ese buen desempeño. Ahora, nuestro amigo Daniel D’Angelo, de City Bell, Buenos Aires, Argentina, el amateur campeón de rapidez de construcción de barcos de nuestra oficina (fue el primer a terminar un barco de la clase Samoa 28, el Sirius, aunque no tenga sido el primer a iniciar), también está probando además de ser un rápido constructor, que también es un buen regatero.

Su segundo ensayo como constructor amateur fue fabricar el Vega en la misma ubicación donde hiciera el Sirius, en el jardín de su casa. El relato abajo que Daniel nos envió muestra como él está contaminado por el virus de la regata:

Después de varias regatas sin haber podido concretar todo lo que el VEGA promete, finalmente Oscar y yo nos dimos el gustazo. Siempre nos faltaba algo. Siempre terminábamos mal y diciendo "...si no hubiera pasado esto hubiéramos ganado...", "...si no me hubiera comido la boya...", "...si no nos hubiéramos varado..."Fue el último domingo que decidimos ponernos las pilas y hacer las cosas bien.

Llegamos temprano al club para usar el primer turno de la pluma y sacarlo para limpiarle el fondo. Pobrecito! ...tenía una alfombra persa pegada abajo!

Lavamos, lijamos y vuelta al agua. Después aprovechamos para acomodar la maniobra ya que íbamos a correr los dos solos y seguramente iríamos a levantar el spi, cosa que nunca habíamos hecho sin ayuda.

El Pantanal 25 Vega en el día en que llegó al club. Foto Daniel D’Angelo

El pronóstico indicaba que habría entre 4-7 nudos, lo cual se estaba confirmando. Como era temprano salimos a probar un rato para ver como nos iba con la maniobra del spi. Se notaba la diferencia de tener el fondo limpio. El VEGA navegaba rapido casi sin viento. Que felicidad al ver que podíamos maniobrar solos el spi!...parece tan complicado cuando no es uno el que hace la maniobra!
Después de varios bordes volvimos al club para almorzar con la familia.

A las 15 hs era la largada y 15 minutos antes ya estábamos los 22 barcos dando vueltas cerca de la línea. Como el viento continuaba escaso, era un maniobrar constante y bastante lento de todos los barcos. Nosotros, con la mayor izada solamente, hicimos un borde hacia atrás hasta faltar 2 minutos. Viramos y haciendo algo de zig-zag para no pasarnos, faltando 5 segundos, subimos el genoa y largamos...primeros!

Unos días atrás había estado navegando en el VEGA con condiciones de viento parecidas y pensé en ponerme a jugar con el desplazamiento de los pesos de la tripulación, hacia proa o popa o contra-escorando. Note que la respuesta del barco era impresionantemente sensible a estos movimientos. Con este dato en mente, nos sentamos lo más adelante posible del lado de sotavento, contra-escorando el barco.

Que sensación novedosa la de mirar hacia atrás y ver toda la flota atrás nuestro! Nunca me había pasado!.
Era increíble la distancia que íbamos sacando al resto. Los que alcanzábamos a ver estaban haciendo lo mismo que nosotros.

El Pantanal 25 Vega navegando por la primera vez. Foto Daniel D’Angelo

El borde hacia la primer boya era de ceñida, en un tramo del rio que hace una ligera curva. Con cada prestada ganábamos de a poco mas barlovento con el objetivo de llegar a la boya en un solo borde. Solo 3 barcos conseguimos hacerlo, los que teníamos mas cerca, el resto tuvo que hacer al menos uno para evitar la costa.

Los mas próximos eran un Pandora 31 y un Mitiaro 256. El Pandora se nos acercaba lentamente pero cuando entraba una racha, el VEGA salía disparado, acelerando muchísimo mas rápido y recuperando la distancia.
Viramos la boya en primer lugar y a una buena distancia del Pandora.

Con calma, nos preparamos para izar el spi, cosa que nos costo un poco debido al nerviosismo de estar al frente de todos. Cuando lo pudimos acomodar, el VEGA navego rápidamente, manteniendo la distancia con el resto de la flota, a pesar de que el Pandora izo un asimétrico muy liviano y simplemente enorme.

Hacia la mitad del recorrido del borde en franco, se nos filo la contra del amantillo, lo cual provoco la rotura de una de las punteras del tangón. Esto hizo que estuviéramos un rato con el spi portando mal y permitió que el Pandora se aproximara.

Cuando conseguimos solucionar provisoriamente la puntera, comenzamos a lejarnos nuevamente hasta que el arreglo se rompió. Nuevamente nos alcanzaron y cerca de la segunda boya nos consiguen pasar. Acomodamos la puntera nuevamente y volvimos a la punta, aunque por poco tiempo ya que como estaban a barlovento, nos desventaban constantemente con el asimétrico gigantesco. En seguida el viento borneo y se puso de proa. Los dos barcos casi al mismo tiempo bajamos spi y levantamos genoa. Sin tripulación, tardamos mas en hacer la maniobra, con lo cual viramos la segunda boya atrás del Pandora, que con tripulación completa hizo todo mas rápido.

El borde final se dio del través, y mismo recuperando algo de terreno no nos alcanzo para ser cinta azul.
Solo nos falto eso.

Por la posición del resto de la flota sabíamos que habíamos hecho un regatón, lo cual no solo daba para pensar en haber ganado nuestra serie, como así también la general.

Guardar el barco primero que todos después de terminar una regata también era una sensación nueva.
Recibir las felicitaciones de los demás barcos que ingresaban no tuvo precio!.

Antes de la entrega de premios el VEGA fue elogiado por sus prestaciones por muchos otros tripulantes que habían corrido la regata.
Entre hamburguesas y cervecitas llegaron los resultados y confirmamos nuestra previsión: habíamos ganado la general, con 4 minutos al frente del segundo, dando cuenta de barcos de regata como un Match30!.

A pesar de haber hecho malas maniobras, pudimos comprobar que el VEGA es un barco muy veloz al cual necesitamos navegarlo mucho más para conocerlo mejor. Con una tripulación entrenada seguramente será un barco a respetar en las canchas de regata.
En fin, una alegría en una regatita local nos pone muy felices, sobre todo porque ahora sabemos que el barco puede ganar!
Veremos que pasa en la próxima!

Buenos vientos.
Daniel D’Angelo

Para conocer detalles de la construcción del Vega haiga click en Pantanal 25 Vega en nuestra página de links.


Pantanal 25 Kalahary navega en Porto Alegre, Brasil

Es muy gratificante para nosotros cuando un cliente nos escribe diciendo estar plenamente satisfecho con el barco que construyó. Fue así con el arquitecto Carlos Zanella Fitchner, el amateur que acaba de inaugurar su Pantanal 25 Kalahary, el cual lo hizo sin ayuda de otras personas en el garaje de su casa en Porto Alegre, Brasil. Carlos construyó su barco con una determinación impresionante obteniendo un resultado de primera clase.

Kalahary fue construido con un toque personal típico de los arquitectos

Carlos, como los arquitectos acostumbran hacer, imprimió un estilo personal al interior, así satisfaciendo sus prioridades, que en su caso están relacionadas con una utilización en crucero. El resultado final de su trabajo se quedó muy simpático y Carlos está feliz como un niño con un juguete nuevo.

Segundo Carlos, la característica más importante del Kalahary es su quillote rebatible, un recurso precioso para navegar en el Guaíba, el lago poco profundo donde los marinos de Porto Alegre hacen sus cruceros.

La botadura del Kalahary fue una buena novedad para la clase. Con la creciente dificultad de encontrarse plaza en las marinas, y consecuente aumento de precios, poder mantener el barco en el jardín de casa es una gran ventaja y esa tal vez sea la principal razón para el rápido suceso del Pantanal 25.

Carlos optó por una decoración clara y alegre del interior, obteniendo un resultado muy acogedor.
Él está bien contento con su barco. Él publicó esas fotos en el Facebook diciendo que esa es su obra maestra.

Y así la clase Pantanal 25 se va esparciendo. A toda hora un nuevo Pantanal 25 es inaugurado, hasta ahora con todos sus constructores satisfechos con sus realizaciones. Deseamos a todos ellos muy buena suerte.

Mientras tanto la gran novedad viene de São Paulo, Brasil. La Industria Náutica Vera Cruz, de São Paulo, Brasil está lista para empezar la fabricación en serie del Pantanal 25, empleando los más modernos métodos de laminación high-tec. Para una clase que ya está viviendo una espiral virtuosa, tenerse la posibilidad de obtener un barco lo adquiriendo en la fábrica irá contribuir para que el modelo se convierta en una categoría popular en muy poco tiempo. Los constructores amateurs continuarán se beneficiando del precio más bajo típico de la construcción particular y la clase irá salir ganando con eso.


Pantanal 25 - Botadura del "VEGA"

Después de mucho trabajar, finalmente conseguí botar al Vega el pasado 23 de diciembre. Desde inicio del mes estaba luchando contra los pintores para que terminen el trabajo en tiempo, lo cual no ocurrió y debimos sacarlo aun sin acabar de pintar.

Así comenzó una carrera contra el tiempo para intentar botarlo antes de fin de año. Había muchos detalles para resolver y muchas cosas por terminar. Para dificultar aun mas, el verano ya se hacia sentir y el calor se tornaba insoportable.

Trabajar sobre el bulbo de plomo fue algo tedioso ya que al ser blando cuesta mucho desbastarlo. Después de 4 días conseguí hacer encajar la espada en él y hermanarlos definitivamente.

A la hora de sacarlo del trailer de transporte y pasarlo al trailer de varadero, aproveché y coloqué el quillote el cual entró perfectamente en su caja.

Luego, junto a mi socio Oscar, comenzamos con el lijado y pintura del fondo. Todo contra reloj ya que necesitaríamos tiempo para la pintura secar antes de ir para el agua.

Para poder garantizar la primera navegada a vela con el Vega debí colocar el mástil "en seco" para tomar las medidas de los obenques y estay de proa y así llevarlos hasta el fabricante para que haga el trulado de las puntas.

Siguiendo con la pintura, resolvimos marcar la línea de flotación. Inicialmente la hicimos a "ojimetro" quedando una hermosa línea ondulada semejante a una ola! . El mundo náutico no comprendió la creatividad y pintamos una según el plano de líneas correctamente horizontal como marcan las normas. Eso si… dejamos en cada banda un triangulo innovador en popa!!

Una vez trulados los obenques y estay de proa, paramos el mástil definitivamente. Mientras tanto Oscar va terminando con la decoración del Vega y yo con el resto de la maniobra.

Ahora si! 23 de diciembre de 2010 el VEGA está listo para ir al agua!!. Murphy que no faltó en la botadura del SIRIUS tampoco lo hizo en esta ocasión!! A ultimo momento hice los agujeros para el pasacasco del inodoro y otro para el de la pileta de la cocina con tanta suerte que ambos cayeron sobre la tablas de soporte del trailer!! Cuando el barco fue izado por la pluma, tuve que entrar y a toda velocidad colocarlos!!

Con Flor como madrina y rompiendo una mini botella de champagne en el bulbo el VEGA está por tocar el agua por primera vez. Una vez más la emoción es indescriptible!!

Flota bien y no entra nada de agua!! …es hora de liberarlo y dejarlo por sus propios medios.

Y el momento más emocionante para mi fue el de la reunión de mis dos hijos náuticos: SIRIUS y VEGA juntos!!

Con velas prestadas, Oscar, mi amigo José Luis y yo salimos a probar como navega el VEGA. Mientras tanto Carina y los invitados nos observan desde el SIRIUS, estable y cómodo con 12 personas abordo.

El viento no superaba los 8 nudos de intensidad con algunas rachas más fuertes. A pesar de la vela mayor haber sido colocada en la primer mano de rizos ya que quedaba muy grande, orzabamos a 6 nudos tranquilamente y con un ángulo excelente!! . Las viradas eran rapidísimas y suaves. La aceleración impresionante!!

Con viento a favor se nota el potencial de velocidad que tendrá cuando le coloquemos un spinnaker: 5 nudos en popa redonda con casi nada de viento!!

De a poco fuimos cambiando de tripulantes para que cada uno fuera sacando sus conclusiones. José Luis, regatero de alma, dio el OK a la perfomance del barco!!

Mi gran amigo Alberto, compañero de navegaciones y regatas preparándose para pasarse al SIRIUS en un cambio de tripulación.

De vuelta al club, felices con el comportamiento del barco, nos quedamos brindando con los amigos hasta entrada la madrugada. Luego a dormir en el SIRIUS junto a su hermano menor VEGA.

Buenos vientos para mis barcos!!...que continúen trayendo tanta alegría a nuestra familia!!!


Pantanal 25 Enigma II navegando en Brasília

La clase Pantanal 25 ya tiene una unidad navegando en la capital del Brasil. El primer representante del proyecto que llegó al corazón del país es Enigma II, de Ademir Nicaretta, un conocido marino de Brasilia aficionado por la vela de competición. El barco fue construido bajo la supervisión de Jorge Intaschi , de Intaschi Nautical Performance, siendo el primer a ser entregue de una serie de tres barcos.
El Enigma II recién llegara y ya estaba competiendo en una regata, la tradicional Marcillo Días, que ocurre en el inicio del mes de diciembre. En esa oportunidad obtuvo una colocación mediana, pero el barco demostró tener un buen potencial. Ademir cree en conseguir mejores resultados en futuras regatas, al conocerlo mejor. 

Enigma IIen el atracadero del Club Naval de Brasilia antes del inicio de la regata

Los barcos con reducido francobordo, como si fueran veleros de orza, predominan en el lago, el que significa una ventaja en las condiciones locales, una vez que eso representa una disminución de peso. Los interiores también acostumbran ser aliviados, una vez que poco o nunca los utilizan para pasar la noche, el que no se pasa con el Pantanal 25, que es muy confortable para su eslora, poseyendo cuchetas para hasta seis personas. A pesar de esa desigualdad, cuando el Pantanal 25 navegó con viento limpio demostró que camina muy bien si comparado a los barcos locales. Después de la regata Ademir pasó un e-mail para Jorge Intaschi que publicamos a seguir:     

 "Hola Jorge y demás "Pantaneros",
Regata de viento muy flaco, y mismo así conseguimos andar delante de los Delta y de otros barcos. A delante de nosotros se quedo un Neo 25, un Velamar 22 que consiguió dar una salida espectacular casi sin viento y se largó como un rayo. Con ello siguió un quarter-tonner totalmente desproveído internamente y el Xop, un Multimar 32, también muy aliviado. En la penúltima pierna hicimos un bordo para el medio del lago y nos quedamos sin viento, siendo ultrapasados por el Cayman, un Delta 26, y por el Prado, un Vega 23. Corrimos bajo la regla RGS Brasilia, pagando para todos los barcos. Para el próximo año iré hacer unas correcciones para mejorar mi TMF. Las velas tienen buena terminación y poseen un "shape" excelente. Sin embargo creo que el foque se quedó menor que el proyecto. Para el próximo año deseo hacer un nuevo con más 30cm en la estera. Exploramos bastante el sistema de alzar el quillote que funcionó como un reloj, el que hizo una gran diferencia.
Abrazos
Ademir Nicaretta"

Saliendo para la regata. Como se puede constatar en la foto, muchos de los otros veleros tienen el francobordo bien bajo, el que significa que no sirven para crucero

El Pantanal 25 es un barco destinado al camping, con un arreglo interior de dar envidia en dueños de barcos de mismo largo. Tener quillote abatible y solamente 2.44m de manga es la mejor solución para poder ser remolcado por un coche de potencia mediana y es eso que encanta muchos de los constructores de barcos de la clase.
Cuando competiendo en el océano, si el viento es débil, al alzar el quillote se disminuye el momento polar de inercia y el barco no se queda a "saludar" las olas, como se pasa con los de quillote fijo, y avanza como una fleja. Sin embargo en lagos esa condición no existe, pero el facto del Pantanal 25 tener una manga reducida ayuda en mucho a obtener una buena velocidad, especialmente en la ceñida   

Se puede notar en la línea de partida que el francobordo de los otros veleros es en promedio bien más modesto

El Pantanal 25 está caminando para convertirse en una clase "one-design". Eso es previsto para breve, pues existen decenas de barcos de ese proyecto siendo construidos o navegando en los más diversos lugares. El facto de poder ser remolcado para casa tiene seducido a deportistas de todo el mundo, siendo su buen desempeño un factor extra para su suceso. Como Ademir es un conocido regatero en Brasilia, tenemos esperanza que su entusiasmo contagie la comunidad local y que la clase breve se consolide en la capital del país.

Enigma II navegando con viento sucio en la salida

Jorge Intaschi es un gran mecenas del Pantanal 25. Mismo no siendo su negocio principal, él montó una moderna fábrica para producir ese modelo en escala industrial, utilizando materiales y tecnologías las más avanzadas. Con cuatro veleros ya concluidos, ahora está listo para producir en escala industrial. Por la satisfacción que tuvo en tener un barco suyo navegando en la capital de la república podemos imaginar que eso tenga sido una inyección de ánimo para producir nuevos barcos.

Quien se posicionó más cerca de tierra llevó ventaja

Un poco más de viento permitió a EnigmaII mostrar todo su potencial

Enigma II en la ceñida con viento libre. Ahora él ya muestra cuanto competitivo es

Consolidando su posición en la regata. En la medición local el Enigma II es bárbaramente penalizado

El gran atractivo del proyecto es él ser un velero veloz en regatas, pero cuando no haya competición, basta colocarlo en un remolque y transportarlo para otro espejo de agua y hacer un crucero inolvidable, con capacidad para abrigar hasta dos parejas, con derecho a disfrutar del conforto de dos cuchetas de matrimonio y un baño con privacidad. Poder hacer las dos cosas con el mismo barco e aun poder transportarlo para el jardín de casa es el sueño de muchas personas.

Enigma II cruza la línea de llegada. Sin duda es posible utilizar un foque con un poco más de estera

Retornando al club. La facilidad de maniobra del Pantanal 25 es proverbial

En el inicio de 2011 deberá estar indo para el agua el Joaninha, de Bruno Vasco Pereira, más una obra realizada por Jorge Intaschi, e ese deberá quedarse por la región de Santos, junto con el ya conocido Dark Ice, el primer Pantanal 25 a navegar en Brasil. Es eso que cuenta para el suceso de la clase, que se formen flotillas en lugares diversos el más rápido posible hasta que sea posible homologarlo como "one-design". 

De vuelta al club despues de competir por primera vez em el lago de Brasília

Pero no es solo en Brasília que el Pantanal 25 vá mostrando como es su cara. De Buenos Aires, Argentina, tenemos novedades.
Nuestro amigo, el geólogo Daniel D'Angelo terminó la construcción de su Pantanal 25, el Vega, y lo saco del jardín de su casa, en City Bell,  donde lo hizo sin cualquiera ayuda, lo trasladando  para un taller donde será pintado. El barco está prácticamente listo, con herrajes, velas, mástil, quillote, todo ya adquirido, solo mancando pintar y salir navegando. Daniel ya no es marinero de primer viaje. En el mismo jardín de su casa él construyó el Sirius, el primer Samoa 28 a navegar, y cuyo suceso sirvió para animar todos los otros constructores de barcos de esa clase. Ahora ya existen otros navegando, pero el Sirius hizo historia. El Pantanal 25 es conveniente en el Río de la Plata por poder disminuir el calado, una vez que existen muchos bancos en el estuario que dificultan la navegación. En Argentina existen varios otros constructores del Pantanal 25, que seguro están curiosos en saber como el Vega irá navegar.

Pantanal 25 Vega ya está afuera y listo para hacer su primera navegación por tierra.
Falta poco para que se encuentre con su hermano mayor en el agua!!!

Por casualidad un vecino e amigo de Daniel se quedó encantado por el Vega y terminó lo adquiriendo, pero solo mitad, pues Daniel no podía imaginar venderlo sin antes hacer unas regatas, después de tanto trabajo. Pero tan luego esté satisfecho irá vender la segunda mitad, pues si mencionase la hipótesis de vender el Sirius iria crear serios problemas en familia.


Pantanal 25 Dark Ice es campeón por la tercera vez

Comienza a se constituir en una realidad  el facto del Pantanal 25 ser el barco a ser vencido en las regatas en que participa. Por el tercer año consecutivo, Dark Ice, el Pantanal 25 construido por el brasileño/argentino Jorge Intaschi gañó el campeonato de la ciudad de Santos de vela de océano en su clase, mejor dicho, en la clase en la cual la comisión de regatas lo incluyó, suponiendo que el Pantanal 25 tendría remotas posibilidades de ganar en la categoría escogida. En 2008 y 2009 Dark Ice corrió en la clase abierta, o sea, quien llega primero, gana la regata. Como llegó en la mayoría de las veces en las dos competiciones en primer lugar, ganando el título anticipadamente, en 2010 la comisión de regatas decidió que iría ponerlo en la categoría RGS, reglada por una fórmula empírica que penaliza bárbaramente cosas sin propósito, tales como curvatura en la baluma de la vela mayor. Sin poder usar la vela del diseño Jorge fue compelido a adquirir una mayor nueva de formato triangular, solamente para participar en el campeonato.

Existen barcos de la clase Pantanal 25 en construcción en los más diferentes lugares. Ese está siendo construido por un amateur en Porto Alegre, Brasil

De esa fecha el barco fue tripulado por jóvenes carentes perteneciendo a una organización non-gubernamental que incentiva a chicos de comunidades carentes a practicaren el deporto de la vela, liderados por un tal Capitán Douglas, el instructor de vela de la institución. La primera regata en esa última edición del campeonato fue muy técnica, exigiendo de los pibes extrema preeficiencia, algo difícil para iniciantes, pues con una mayor sin potencia y con pocos recursos para arreglarla, no fue fácil obtener el máximo rendimiento del barco. A pesar de algunas equivocaciones el barco tuvo un fantástico desempeño, conquistando el primer lugar en tiempo real y corregido luego en la primera prueba, superando famosos barcos de 32 piés, mucho más regateros y proveídos con velas de kevlar. Las pesadas puniciones impostas al Dark Ice no fueron suficientemente efectivas para sacarle la victoria en el tiempo corregido. Quizás por la demostración de velocidad en la primera regata, los tripulantes ganaron confianza, y las otras pruebas fueron más fáciles, Dark Ice ganando la serie con facilidad. Los chicos mal podían se contener de alegría, ansiosos para retornaren a sus hogares para relatar su hecho a  familiares y amigos. Capitán Douglas confesó a Jorge Intaschi que en los otros años cuando competió con otro barco, cuando descubría que el Dark Ice sería su adversario, eso le arruinaba el día. De esa fecha, gracias a Dios los papeles estaban invertidos!           

Dark Ice navegando en ceñida en frente a la playa de Santos.

La carrera victoriosa de Dark Ice ayudó significativamente a promover el diseño. Cuando desarrollamos el proyecto, todo el que deseábamos era proveer el barco de calidades que proporcionasen una buena dosis de adrenalina a sus tripulantes. Sin embargo la velocidad impresionante del casco es una consecuencia de él ser remolcable. Con una manga máxima de 2.44m, un casco delgado como ese desliza en el agua como una fleja y es prácticamente imbatible en vientos flojos. Cuando la brisa se queda más fresca, navegando en amuras más abiertas, él planea muy rápido dejando otros barcos más pesados para tras. Eso explica el entusiasmo del Capitán Douglas por el proyecto.

Joaninha otro Pantanal 25 fabricado por Jorge Intaschi en fase final de construcción. El casco rojo es más un Pantanal 25

Jorge Intaschi ya construyó tres otros Pantanal 25. Uno de ellos, Enigma II, ya fue entregue a su propietario, un navegador de Brasilia, que solamente aguarda la visita del fabricante de velas para el ayuste final en los paños. Otro Pantanal 25, Joaninha, está casi listo y breve estará navegando.  Jorge alquiló un galpón más grande donde pretende iniciar una producción en escala industrial. Final, todo hace creer que la clase ahora irá se desarrollar en ritmo acelerado.

Mientras eso la clase se va esparciendo en diferentes países. Nuestro primer cliente a adquirir un Pantanal 25 fue Robert Boyd, un australiano de Queensland que encontró en el modelo el barco ideal para sus necesidades, por poder remolcarlo para su casa y por ser adecuado para construcción amateur. Por coincidencia la oficina B & G Yacht Design aun trabajaba en Río de Janeiro, pocos meces antes que cambiase de dirección para operar desde Perth, Australia Occidental, donde se ubicó definitivamente.  Fue entonces que realizamos que el potencial del proyecto es ser una válvula de escape para aquellos que no tienen plata para adquirir un barco nuevo en un salón náutico, menos aun poder pagar mensualidades saladas en marinas. Nuestra apuesta fue correcta, una vez que ya tenemos barcos de la clase siendo construidos o navegando en muchos países de Europa, Américas, Asia e en Australia. Algunos de nuestros clientes mantienen contacto con nosotros, nos enviando fotos de sus construcciones o sus barcos en el agua. La gran verdad en el presente es que si usted habita en un país del mundo occidental, si usted no es muy rico, se queda difícil comprar un barco nuevo, tan prohibitivos están los precios, consecuencia del costo de la mano de obra y encargos sociales.    

   

    Zirrdeli es un Pantanal 25 construido en Istambul por su propietario, Bahatin Bedir. El barco está estacionado en una marina en el Mar de Mármara. Existe más un Pantanal 25 en construcción en Turquía

Un buen ejemplo de eso es el caso de nuestro cliente, el geólogo argentino Daniel D'Angelo. Daniel consiguió construir un Pantanal 25 (vea en nuestra página de enlaces: Pantanal Vega), optando por construir en el jardín de su hogar en City Bell, en la gran Buenos Aires. Como al terminar el casco el invierno se acercaba, Daniel cubrió el casco ya listo con una lona y fabricó la cubierta en el área cubierta donde estaba su chubasquero. Como solo tenía espacio para construir media cubierta, Daniel no tuvo dudas: construyó la cubierta en dos mitades y después las juntó con una laminación secundaria. Daniel no es propiamente un novato como constructor amateur. Él ya pasara por un teste el cual se salió con loor; la construcción amateur del Samoa 28 Sirius, el cual lo hizo sin ayuda de cualquiera persona durante sus holguras de un mes a cada mes trabajado. El Sirius se quedó tan bien hecho que mereció una materia en la revista de náutica argentina "Bienvenidos a Bordo", esa materia teniendo sido reproducida en nuestro sitio. El placer de construir fue tan intenso que hizo Daniel desear construir una otra vez más, e ahora el Vega está casi listo. Es probable que ese no sea el último velero que Daniel venga a construir. 

    

Pantanal 25 Vega construido por Daniel D'Angelo en su jardin en City Bell.

Además del Vega, existen otros Pantanal 25 en construcción en Argentina, el que con la botadura próxima del Vega puede ser el inicio de una nueva clase en ese país. El facto de tener capacidad de reducir el calado es una gran ventaja en el Río de La Plata, donde, como en todos los deltas del mundo, la navegación está cada vez más estricta por sedimentación acelerada. También el facto de el barco poder ser remolcado es muy apreciado.

Otro Pantanal 25 en los últimos estadios de construcción es el que está siendo hecho por el alemán radicado en Santiago de Chile, Maik Biela. Como los alemanes acostumbran ser, Maik es muy meticuloso, y su barco está se quedando muy bien-hecho, el que, por nuestra suerte, es el caso de la mayoría de nuestros constructores. No se contentando con el generoso radio que ponemos en el diseño del techo de la cabina,  Maik lo hizo más redondo aun, obteniendo un resultado hermoso y tal vez más aerodinámico. Su habilidad esta despertando interés de chilenos que ya lo consultan sobre la posibilidad de construir otros barcos comercialmente.

Maik Biela al lado de su casco recién-volteado.

 La camada externa del sándwich de la cubierta

Una novedad sobre la clase, viene de de Barhein. El piloto de helicóptero Carlos Pinhal, un portugués que es piloto de helicóptero en aquella región, adquirió el proyecto con la intención de construirlo en serie en aquel país. Como tiene facilidad para viajar, Carlos ha venido a Sao Paulo para hacer un test-drive en el Panatanal 25 Dark Ice. Él se quedó tan encantado con el modelo que decidió introducirlo en los Emirados Árabes. Junto con los otros barcos siendo hechos en Turquía, con esa iniciativa el Pantanal 25  temprano deberá se tornar conocido en el Oriente Medio.

Zirrdeli, el primer Pantanal 25 a navegar en Turquía, tiene el quillote fijo, el que resulta en un interior muy espacioso. Para quien intenciona dejar el barco en el agua, esa puede ser una buena opción.

Y para terminar nuestra historia, por coincidencia, el más reciente constructor amateur a nos encomendar un proyecto del Pantanal 25 fue un australiano de la ciudad de Perth, exactamente donde ahora nuestra oficina está ubicada.


Pantanal 25 - Homologación de la clase está próxima

Vientos favorables están soplando en la dirección de la clase Pantanal 25.
Intaschi Nautical Performance, juntamente con Coopermarine, dos empresas brasileñas ubicadas en el Estado de São Paulo, hicieron un contracto de asociación para producir y vender eses barcos, los cuales serán construidos en los moldes que Jorge Intaschi, el director  de Intaschi Nautical Performance, hay producido cuando construió Dark Ice, el Pantanal 25 que hizo para su propio uso.

Eses moldes fueron enviados para Coopermarine, una empresa de construcción náutica que trabaja en régimen de cooperativa, y ya hicieron dos barcos de la clase, que breve estarán navegando. Con esa última venta ya confirmada, está faltando una unidad para que junto con Dark Ice se sumen cinco barcos, el número mínimo exigido para la homologación de una clase por la Federación Brasileña de Vela y Motor, eso sin necesitar contar con las docenas de otros Pantanal 25 que están en construcción en los más diversos rincones del país.

Ronaldo Agondi, director de la Coopermarine, aprovechó la oportunidad de tener eses pedidos en manos para completar los moldes de los muebles del interior, que en Dark Ice fueron hechos artesanalmente. Eses moldes están en los últimos estadios de terminación y están se quedando muy atractivos, mostrando un excelente nivel de calidad y diseño sofisticado, con paredes en curvas y criteriosa ergonomía. 
Con un trabajo de tan alta calidad siendo ejecutado, podemos esperar una carrera de suceso para el Pantanal 25 producido por la Coopermarine, sea en el mercado local o internacional. Como la clase está expandiendo el número de constructores en los más diversos países, estamos seguros que quienquiera haga una línea de producción  del modelo tendrá buenas oportunidades de suceso para obtener clientes locales u internacionales.     

La mesa de la pileta del baño tiene la pared en curva para mejorar el conforto en el piso.

Tenemos informado regularmente novedades sobre la campaña del Pantanal 25 Dark Ice. Ese barco venció casi todas las regatas que corrió en la temporada inaugural 2008/2009 en el escenario de la vela oceánica brasileña. En ese mes de Julio el barco fue meticulosamente preparado para el importante torneo de vela, la Semana Internacional de Vela de Ilha Bela.

Demostrando una grande velocidad, Dark Ice llegó en la boya de barlovento junto con los barcos grandes. Y a pesar de tener preferencia fue atropellado por un mastodonte de 57 pies y U$2.800.000 que atingió su bauprés sin piedad, pero para sorpresa de todos a bordo, tubo apenas el bauprés torcido. El accidente arruinó la competición para el Pantanal 25, pero que importa delante de tan convincente demostración de robustez. Imaginamos que la suerte de Dark Ice fue su construcción en sándwich, y su casco rígido y liviano, que, como en el caso de una pelota de ping-pong cuando lleva una raquetaza,  deslizó para el lado sin sufrir daños.

El bauprés se torció con la colisión sin causar daños al casco.

Sin embargo el que trajo el Pantanal 25 de vuelta a la cresta de la ola fue la materia publicada por Revista Náutica, una publicación especializada brasileña, en su edición de Septiembre, comparando ese diseño con otro velero de 25 pies de quillote rebatible. Esa comparación fue mal formulada, una vez que el Pantanal 25 es un barco de camping diseñado para ser remolcable, para eso teniendo 2,44m de manga, la máxima permitida en los Estados Unidos de América para poder ser remolcado sin una autorización especial, en  cuanto el otro tiene 20% más de manga.

Mismo así el Pantanal 25 en nada se queda atrás del otro barco en conforto interior, considerándose que tiene dos cuchetas de matrimonio, baño separado con privacidad y acomodaciones para hasta seis personas. Pero el que importa es el que la revista publicó sobre el desempeño del Pantanal 25: …pero él también es un juguete en la arena de competición, gracias a su generosa área vélica, y su bajo desplazamiento, especialmente cuando navegando en la ceñida, o en cualquiera dirección del viento si la brisa es flaca...

Zirrdeli, el primer Pantanal 25 a navegar está estacionado en Marmaris, Turquía. 

Aun  trabajábamos en Río de Janeiro cuando completamos el proyecto del Pantanal 25. Por acaso nuestra primera venta fue para Robert Boyd, un ciudadano del país el cual poco después iría ser la dirección de nuestra oficina, la Australia.
Siendo nuestro primer cliente para ese proyecto, en un gesto de agradecimiento, lo regalamos con un libro turístico sobre la región del Pantanal, un eco-sistema de los más encantadores del mundo.  A pesar de se quedar muy contento con el proyecto, por razones personales Robert aun no comenzó su construcción. Por otro lado, nuestros segundos clientes, los amigos Orhan Sati y Bahatin Bedir, de Istanbul, Turquía , para nuestra sorpresa, menos de un año después de la adquisición, nos enviaron fotos de su barco, Zirrdeli,  estacionado en una marina en Marmaris.

Tanto cuanto sepamos, ese fue el primer Pantanal 25 a navegar, y por la altanería de nuestros amigos, sabemos que están muy felices con su barco. ¡Ahora ya son dos barcos de la clase en Turquía! Pero eses son solamente los pioneros. Presentemente tenemos constructores en varios países, algunos deseando construir el Pantanal profesionalmente. Por eso estamos seguros que muy breve  el Pantanal 25 será reconocido como una clase internacional    

Dark Ice, el primer Pantanal 25 a navegar en Brasil

La tercera venta de Intaschi Nautical Performance/Coopermarine es un buen incentivo para la clase en Brasil. El mismo se aplica a otros países donde ya tenemos tres o más constructores, como Argentina y Chile. Los que estén construyendo un  Pantanal 25 y quieran que publiquemos una nota en nuestras novedades, si nos envían buenas fotos de su barco, tendremos mucho gusto en publicarlas.

Pantanal 25, Rotfarth,  juntamente con Enigma II, ambos construidos por  Coopermarine, breve estarán navegando en distintos puntos del país, el primer en Santos, aunque Enigma II irá navegar en el lago de Brasilia, la capital del país.


Pantanal 25 en construcción en Chile - Maik Biela

Hola
Mi nombre es Maik Biela. Tengo 37 años, soy alemán, y presentemente vivo en Santiago de Chile.

Estudié construcción en escuela técnica con especialización en carpintería hace unos veinte años en mi país. Diez años después partí de Alemania en búsqueda de algo nuevo, y viví por varios años en los Estados Unidos de América, donde trabajé en mi profesión como un contratista en el ramo de construcción civil.

Durante ese tiempo tuve la oportunidad de viajar a Chile, y pensé entonces ¿Por qué no atentar hacer algo realmente nuevo? y ahora acá estoy, nuevamente trabajando como contratista en mi profesión

Siempre fue interesado en barcos, pero ese hobby no es fácilmente accesible en Alemania, por eso procuré enterarme de la posibilidad de comenzar a hacer algo en ese sentido en Chile, una vez que hay una enormidad de océano alrededor de ese país, y eso  proporciona muchas opciones.

Entonces conseguí mi carta de capitán y comencé a navegar en un pequeño club náutico llamado Quintero.
Tuve suerte, pues luego después de recibir mi carta tuve la posibilidad de correr regatas por ese club, con óptimo desempeño, ganando un montón de regatas y así surgió mi deseo de tener mi propio barco para poder disfrutar del agua y de la naturaleza a mi gusto.

Así comencé  a informarme como podría conseguir un buen barco por precio razonable; sin embargo comprarlo nuevo viniendo de fábrica no era una opción fácil para mí, entonces pensé: ¿por que no construirlo?

Después de una longa procura, finalmente descubrí la oficina Roberto Barros Yacht Design (B & G Yacht Design), y me quedé verdaderamente excitado con sus diseños.

Encomendé varios planos de estudio de diferentes proyectistas especializados en construcción amateur, pero terminé por optar por un de los diseños de B & G Yacht Design, porque era un modelo moderno con confortables acomodaciones, una vez que deseaba un barco donde tuviera suficiente espacio, ni muy grande, ni excesivamente chico, y que no me costase una fortuna.

Escogí el Pantanal 25 e hice el pedido del proyecto. Entonces inicié a estudiar los planos con afinco, aun con algunas preocupaciones. A veces me cuestionaba sobre mi capacidad de construir un barco con una tecnología que desconocía, pero sin pensar mucho en las dificultades, comencé la obra estando dispuesto a ir en frente, pues quería perdidamente tener mi velero!!!

Contacté el ingeniero naval de B & G Yacht Design, Luis Gouveia, pediéndole que me aclarase algunas dudas sobre el proceso constructivo y eso funcionó perfectamente, obteniendo rápidas respuestas a todas mi preguntas. Entonces comencé a soñar en iniciar la construcción el más rápido posible.

Comencé los trabajos en Marzo de 2009, adquiriendo los listones de madera para hacer el casco. Completar la construcción del casco fue tan rápido que mal pude acreditar que yo mismo lo había hecho. Me quedé fascinado como todo marchaba bien, descubriendo que mi aptitud y las informaciones del manual eran suficientes para seguir en frente. Utilizando solamente mis horas libres es difícil para mi interromper el trabajo, mismo después de longas horas en el taller. Es realmente fascinante!!!

Concluí la fabricación del casco en cuatro meces (solo en mis horas libres). Entonces llamé unos amigos para ayudarme a volcar el casco, y ahora tengo el camino libre para me dedicar a la construcción del interior…Volcar el casco fue bien excitante para mi, pues en verdad no sabía que la operación iría ser tan simple. La respuesta está en las fotos abajo, pues todo caminó bien!!!

También debo admitir: me quedo estudiando durante el día, en mi trabajo de contratista, los mínimos detalles de la continuación de la obra,  una obsesión casi ridícula, pero ahí tal vez esté la respuesta; puede ser gracias a eso que todo camina bien.

Mi experiencia en construir el Pantanal 25 en Chile es controvertida, lamento confesar. Acá no es el paraíso del constructor amateur, una vez que no es fácil conseguir los materiales especificados en los planos. Muchas compañías solo quieren fornecer productos en grandes cuantidades, el que dificulta en mucho mi progreso, restándome una fatigante búsqueda en Internet, a veces por longas horas, hablando con una infinidad de personas hasta encontrar el material deseado. A veces recorría a Luis Gouveia para orientarme como obtener el que necesitaba.

Finalmente obtuve todo el que procuraba. Me quedé un poco desgastado con tanta dificultad,  pero feliz en conseguirlo, y pude seguir en mi obra.

Varias personas comenzaron a se interesar por mi trabajo, una vez que descubrieron que es posible realizar el sueño de tener su propio barco al ver una otra persona hacerlo, y ya tuve varias parlas sobe la posibilidad de construir otros barcos. Esa es una faceta muy gratificante para el constructor amateur, el encanto que su realización despierta en otras personas.

Hasta ahora construí el barco prácticamente solo, una vez que deseo apreciar todos los minutos del proceso de creación, guardándolos para mi placer íntimo. Como ya dice, estoy muy enfocado en los detalles, por eso prefiero terminar el barco sin ayuda, excepto como ahora para volcar el casco, y cuando tenga que mover una carga más pesada, cualquiera cosa que sea más prudente tener colaboración de otros. Estoy ansioso para proseguir en el servicio y no veo la hora de estar navegando con mi Pantanal 25.
Tal vez sea un poquito loco, pues ya pienso en construir un nuevo proyecto de la oficina B & G Yacht Design, pero antes tengo que terminar el Pantanal, y entonces escoger un nuevo modelo.

Agradezco al equipo de Roberto Barros (B & G) Yacht Design, que lo hizo posible la construcción de un barco perfecto por un precio accesible, y por tener proporcionado la satisfacción que significa construir un barco. También no me gustaría olvidar de decir que el apoyo que recibí por parte de los proyectistas durante la construcción fue de la mejor calidad, manteniendo un interés constante en el suceso de mi emprendimiento!!!

Es fantástico comprar un barco nuevo hecho en fábrica, pero la experiencia que estoy disfrutando de construir mi propio velero es algo indescriptible!!!

Agradesco a B & G  Yacht Design por publicar en su sitio mi experiencia y las fotos de mi construcción. Un particular agradecimiento también a los amigos que me ayudaron a volcar el casco
Mantendré todos informados sobre el progreso de la obra.
Saludos
Capt. Maik Biela
Constructor naval               

Pulse en las fotos para ampliarlas

Pulse aquí para saber más sobre el Pantanal 25


Pantanal 25 en construcción en Argentina - Daniel D'Angelo

Luego de haber construido al Sirius (Samoa 28) y haber disfrutado plenamente de su construcción como de navegarlo, encaré una segunda construcción, esta vez un Pantanal 25. Este proyecto me interesó por varios motivos, siendo su versatilidad de calado, bajo peso y velocidad de construcción sus mayores atractivos para mí.

Debido al método constructivo ser semejante (sándwich de espuma y fibra de vidrio) estimé que la obra iba a resultar mucho más rápida que la anterior (2 años y 11 meses)...hasta ahora no me equivoqué! La espuma se manipula fácilmente y lijarla es un juego de niños!.

Así, en Abril de este año, comenzamos la construcción del "VEGA".
Con la experiencia adquirida y la garantía de poder hacer un buen barco, la obra avanza rápidamente a pesar del clima frío que tenemos por estas tierras. Con lo que quedaba del otoño terminé externamente el casco usando en total unos 15 días (en el Sirius me llevó 2 meses!).

Con varios "frentes de ataque" avanzábamos con la caja de quilla, timón y foil de la quilla.
Cuando retomé la obra a finales de Junio, el frío impedía hacer cualquier cosa con epoxi en el exterior así que tomé una decisión radical: construiría la cubierta dentro del quincho en dos mitades. Así, en algo menos de una semana tenia lista

la mitad de proa, la cual dejé en el jardín mientras montaba la mitad de popa. Esta dió algo más de trabajo ya que las formas son más complejas y el reducido espacio dificultaba el movimiento dentro del quincho. Antes de tener que dejar la obra por motivos laborales, conseguí construir toda la mitad de popa y comenzar a hacer el laminado, el cual requerirá de a lo sumo un día más de trabajo!

Mientras tanto ya está en camino el mástil con la botavara, herrajes de timón y, junto con Tomas Orcoyen, otro constructor argentino de Pantanal, se encaminará la fundición del bulbo de la quilla.
En la próxima etapa de Septiembre comenzaré con la construcción de los mamparos estructurales, divisorias y muebles, cosa que no debería llevar mas de un par semanas. Las velas inicialmente se las prestará su hermano mayor, ya que le quedan...pequeñas!

Es un placer trabajar con espuma y epoxi...si todo sale bien y madre natura ayuda, talvez lo tengamos en el agua antes del plazo fijado de Diciembre de 2009...todo un record!!!

Estoy muy ansioso por navegarlo y de poder disfrutar del enorme cockpit que ya se dejó ver en la mitad de popa y que tanta buena impresión causa en las personas que lo ven!

Veremos como se comporta en nuestro complicado Río de La Plata dentro de muy poco, promete ser veloz!!

El geólogo argentino Daniel D'Angelo fue el primer constructor amateur a terminar un Samoa 28. Hoy Daniel es bien conocido en Argentina, asi como en otros países, gracias al excelente site que tiene en iternet sobre la construcción del  velero Sirius, www.velerosirius.com.ar. Ahora él construye el Pantanal 25 Vega también mostrado en el mismo site.

Pulse en las fotos para ampliarlas

Pulse aquí para saber más sobre el Pantanal 25


Pantanal 25 hecho en Turquía.

El 4 de Junio, 2008 recibimos ese lacónico e-mail con tres excelentes fotos del primer Pantanal 25 construido en Turquía:

Estimado Roberto
Creemos que ese sea el primer Pantanal 25.
Muchas gracias por ese lindo proyecto
Contruimos el barco em equipo. Por favor, vea las fotos abajo.
Orhan Sati & Bahattin Bedir

Pulse en las fotos para ampliarlas

Observar las fotos del Zirdelli fue una óptima sorpresa para nosotros. Primero por que el barco es muy bien terminado, con un grado de sofisticación, como por ejemplo los asientos de la bañera revestidos con teca, algo raro en barcos de construcción amateur. También nos impresionó por demás que durante toda la construcción los amigos nunca necesitaran nuestra accesoria, venciendo todas las etapas de la obra sin problemas, contando apenas con los planos y el manual de construcción. Por esa razón nuestra sorpresa fue doble, y recibir esas fotos fue para nosotros una satisfacción muy grande. Sin embargo otra sorpresa agradable nos esperaba. Otro cliente de Turquía, Birol Ozer, que hiciera la adquisición de los planos hace poco tiempo, nos envió otro e-mail contándonos el siguiente:

Hola Luis
¿Como estás?
Sigue una foto del casco de mi Pantanal 25.
Espero lo estar volteando en ese fin de semana.
Estoy muy nervioso con esa operación
Saludos.
Birol Ozer

Birol Ozer Pantanal 25
Pulse en las fotos para ampliarlas

La clase Pantanal 25 apenas comienza a dar sus primeros pasos. Cuando decidimos diseñar un velero remolcable más confortable que la mayoría de los otros similares, nunca podríamos imaginar el suceso inmediato que el modelo iría obtener, con tantas personas adquiriendo el proyecto en diversos países. Ahora existen decenas de constructores trabajando duramente para terminar sus construcciones, y sorpresas como esas sin duda seguirán aconteciendo.

La primer oportunidad de apreciar un velero de la clase navegando fue cuando recibimos un video de la botadura del Dark Ice en Abril pasado. Ese barco, construido en Campinas, Brasil, por Jorge Intaschi, un empresario local, fue el pionero a navegar. El video se quedó muy popular y en dos meces recibió más de tres mil visitas. Ahora Jorge desea hacer un otro video con su barco navegando con un nuevo spinnaker asimétrico. Deseamos que Eolo regale el Dark Ice con una brisa perfecta para que puédanos apreciar una estela de barco a motor en su popa.

Jorge Intaschi está terminando las instalaciones de su nueva fábrica donde irá producir los barcos de la clase Pantanal 25. Deseamos al amigo muy buena suerte en su emprendimiento.