Polar 65

Datos técnicos Fotos Datos técnicos Clube Clube Projeto Renderizations Datos técnicos Principais Dimensões Layout Descrição Construção Lista de Planos

Ese proyecto es para nuestra oficina un nuevo punto crucial en el desarrollo de veleros de crucero de quillote abatible. Siendo la oficina B & G Yacht Design una de las pioneras en proyectar veleros monocascos de quillote abatible, era nuestro desafío ofrecer al mercado náutico de crucero un barco de tecnología avanzada e alta eficiencia capaz de navegar con la misma facilidad en aguas rasos inaccesibles a veleros de lastre fijo, cuanto en travesías oceánicas.

Es importante destacar que en veleros de quillote abatible existen dos puntos que deben  ser bien solucionados para el suceso del proyecto: el quillote e el gobierno.

Un sistema de quillote móvil requiere un calado de gobierno reducido para que cuando el barco esté atascado no se quede fijado al fondo por el gobierno, y por otro lado es inadmisible que un velero proyectado para travesías oceánicas no posea un perfecto control del gobierno cuando navegando en condiciones adversas.

En el Polar 65 adoptamos una solución muy sensible, la utilización de dos gobiernos de bajo calado sin apéndices móbiles. Así obtenemos un excelente control  sin perjudicar la virtud de poder atascarse de proa y salir del barco sin mojar los pies. El Polar 65 es especificado para ser equipado con dos motores, una ventaja cuanto a la seguridad y facilidad de maniobras a motor.

Gracia al grande espacio interno del modelo pudimos proyectar una caja para el quillote que llegase hasta la altura de la cubierta, creando dos ambientes distintos en cada bordo donde ubicamos las cabinas. El quillote al ser erguido puede ser fijado en cualquiera posición por medio de una cremallera, retirando la carga de los cabos de izamiento. Ese es un importante factor de seguridad, pues cuando trabado, el quillote no cae, pero puede subir en caso de colisión con algún obstáculo.

El arreglo del interior se queda en armonía con la caja del quillore abatible. El salón social está ubicado en la popa y las cabinas de la tripulación se quedan de cada lada de la caja. Dos baños de dimensiones residenciales, uno en suite para la cabina del propietario y otro colectivo, completan el interior. Una mampara de colisión relativamente reculada permite la creación de un compartimiento estanco para la cadena de fondeo, que así se queda más próxima al centro de la carena. Hay aun espacio libre en la proa para instalación de equipamientos tales como desalinizador, y estiva de velas. El interior es planeado para recibir una tripulación de hasta trece personas, habiendo la opción de cuchetas de matrimonio o dos cuchetas simple por cabina, a excepción de la cabina del propietario cuya cucheta es doble.

Entre la caja del quillote abatible e el salón se queda el compartimiento de máquinas con los dos motores de propulsión y el generador. Sobre ese compartimiento está la cabina de pilotaje, donde el gobierno es duplicado. Una mesa de navegación y una cucheta para el  piloto completan ese ambiente.

La cocina se queda a babor en el otro lado del corredor en la altura del compartimiento de máquinas. Simétricamente, a estribor, hay más un baño, ese de uso social.

El salón es amplio el bastante para abrigar toda la tripulación y más algunos invitados  alrededor de dos mesas de grandes dimensiones, el que facilita el acceso al sofá en U que se extiende de babor a estribor. Para completar proyectamos una oficina de comunicación a estribor, entre el sofá del salón y el baño social.

Ese arreglo de interior es el más apropiado para un barco de expediciones, tal como concebimos el Polar 65.

Para facilitar la maniobra con la utilización de velas menores, adoptamos una solución de arboladura en ketch con tres velas de proa que no sobrepasan el mástil mayor, permitiendo que una tripulación sin experiencia conduzca el barco sin dificultades, característica muy bien-venida cuando se esté operando en altas latitudes en regiones de difícil navegación. En condiciones muy duras de tiempo es posible navegar en capa con un tormentín en el estay intermediario y la mesana. Con una cubierta sin obstáculos para la circulación de la tripulación, la maniobra se queda por demás facilitada.

El primer Polar 65 a ser terminado, el Fraternidade, fue construido por el navegador ucraniano/brasileño Aleixo Belov. En inicio de 2010 Fraternidade partió para una vuelta al mundo con una tripulación de pesquisidores, buceadores, cineastas y periodistas, una antigua ambición del capitán Aleixo.

Usted puede seguir esa aventura y las próximas que seguro Aleixo irá realizar  por el link en la primera columna de nuestra página de links: Polar 65 Fraternidade.