Samoa 34

Datos técnicos Fotos Datos técnicos Clube Clube Projeto Renderizations Datos técnicos Principais Dimensões Layout Descrição Construção Lista de Planos

Samoa 34 Zait - Viagen a Angra dos Reis

Usted que visita nuestro web site debe se recordar de las novedades que publicamos sobre el Zait. Él es uno de los más bien terminados Samoas 34, y Daniel Sequerra, su propietario, es un apasionado por el modelo. Ahora él realizo un crucero solitario de Río de Janeiro hasta Angra dos Reis, sesenta millas al oeste de Río, y nos envió ese e-mail que mantenemos en Portugués para que se quede más auténtico:

Caros amigos da Roberto Barros Yacht Design

Seguem algumas fotos que tirei no meu cruzeiro em solitário do Rio a Angra. Tenho também um filme, mas como me mudei e ainda não tenho a banda larga Instalada, não tenho como enviar.

Saí do Rio no sábado 4/9 as 05:00 horas com pouco vento. Levantei a grande para estabilizar o barco e fui a motor. Velocidade no GPS entre 5,5 e 6
nós.
Quando cheguei à Restinga começou a soprar um vento de noroeste e imediatamente abri a genoa. Esse vento, para a minha alegria, chegou a 25
nós. Não reduzi as velas e deixei o barco correr. Aliás, ele correu mesmo...

Chegamos a 8,4 nós de velocidade no GPS. Parecia um torpedo!!! O projeto realmente é incrível. O barco é muito seguro e apesar de bastante adernado (chegou a 40 graus) nunca tive a sensação de medo ou qualquer dificuldade em caçar ou folgar as velas sozinho.

Cheguei ao Saco do Céu relativamente cedo e fui dar um mergulho para esfriar o sangue. Depois deitei no cockpit e apaguei. Por volta das 0:00 horas fui para
a minha cabine quentinha e confortável até que .... as 04:30 acordei com o vento uivando nos estais. Saí rapidamente e não consegui enxergar nada, pois
estava realmente um breu total.

Liguei o motor, subi o ferro (fico feliz em ser exagerado, pois o ferro Bruce de quinze quilos, mais vinte metros de corrente de sete milímetros numa profundidade de sete metros não deixou o barco garrar). Então liguei o chart plotter (êta aparelhinho maravilhoso!) que me guiou com total segurança (com 35 nós de vento
sudoeste) até a sub-sede do ICRJ em Angra dos Reis onde o barco ficará de agora em diante.

Logo após sair do Saco do Céu liguei o VHF onde ouvi o operador do Colégio Naval trocando mensagens com um rebocador da Petrobras. Eles não sabiam da posição de dois veleiros que garraram. Eu entrei na conversa e passei a posição dos dois veleiros que estavam ancorados a 100 metros de mim e imaginei que fossem esses, pois quando cheguei estavam emparelhados utilizando apenas  uma âncora. Pelo que pude ouvir, ambos barcos foram parar na praia.

O vento chegou a 35 nós no meu wind-speed. Mais uma vez meu barquinho se mostrou (quase) indiferente a mar grosso e vento forte. Viva o pessoal da B & G Yacht Design (Roberto Barros Yacht Design no Brasil) Não há dúvida que o Zait é uma bela máquina com todo o conforto, velocidade e segurança que um barco desse nível deve oferecer ao(s) seu(s) tripulante(s).

Abraços
Daniel Sequerra

Zait

El interior del Samoa 34 es muy apreciado por sus propietarios

***

Otra nota sobre un barco de la clase se refiere al Brasa, que está siendo construido en Joinville por el abogado jubilado João Scuro y su esposa Maria. De broma, a veces decimos entre amigos que algunos de nuestros proyectos para construcción amateur pueden ser construidos hasta por abogados

Eso no quiere decir que tengamos cualquier prejuicio contra los abogados. Simplemente para quien tiene en la palabra su mayor herramienta, no sería el trabajo manual donde un abogado se sentiría más confortable, como es el caso de un ingeniero o arquitecto, por ejemplo. Pero en primer lugar el Samoa 34 no es un barco tan fácil como otros que tenemos para ser hecho por un amateur. Además la pareja Scuro nos izo morder nuestra lengua.  

Por la limpieza como es mantenido el galpón donde los Scuro están construyendo su barco se puede constatar que la pareja es sin duda esmerada.

Se pasa que pocos barco se comparan en calidad al que los Scuro están haciendo absolutamente solos. ¡Que espetáculo de construcción!!! Los Scuro, por el lindo trabajo que están realizando merecen toda la felicidad del mundo cuando estuvieren viviendo a bordo. Para mejor evaluar el grado de determinación de la pareja, vean la foto del fantástico galpón que construyeron con un cuarto al lado donde duermen a noche. Ellos trabajan el día todo con una velocidad de dar envidia a muchos astilleros profesionales.

¿Puedes creer que ese casco fue construido por una pareja de amateurs sin ninguna experiencia previa y sin ayuda de persona alguna?

***

En el inicio de septiembre publicamos una materia sobre la participación expresiva de barcos diseñados por la oficina B & G Yacht Design, con entonces dieciséis barcos inscritos en la regata Recife - Fernando de Noronha, edición 2010. En aquella nota comentamos sobre la inscripción de tres Cabo Horns 35 MKII en la competición, Ahora iremos informar sobre los dos Samoas 34 inscriptos: El Luthier y el Arandu. Eses nuestros dos proyectos compiten entre si como los favoritos por nuestros clientes en esa eslora., Al fin, 34/35 pies es un largo fantástico, ya suficientemente grande para permitir un respetable conforto, aun siendo chico el bastante para no ser excesivamente caros.

No es entonces por casualidad que entre las dos clases ya tengamos alcanzado las setenta unidades en construcción o ya navegando. Para nosotros poco importa la preferencia de nuestros constructores. El que nos deja realmente contentos es ver nuestros barcos conquistando los corazones de aquellos que los eligieron, y poder seguirlos competindo entre si en una regata tan importante como la Recife - Fernando de Noronha. Es verdad que el Samoa 34 es más veloz, y por eso más apropiado para competir, pero eso es el que menos importa.

El que cuenta mismo es el facto de que ambos son oceánicos y pueden participar de la regata más embrujadora del hemisferio sur. Debe existir un factor telúrico cualquier que impele ciertas parejas de jubilados a realizaren verdaderas obras de arte al emprender una construcción amateur de un velero de crucero con la intención de vivir a bordo, saliendo en seguida por el mundo. La clase Samoa 34 tiene varios ejemplos donde eso se pasa. La pareja Dorival y Catarina Gimenes es una clara comprobación de eso. Dorival es ingeniero electrónico, y por hobby, afinador de pianos.

Tal vez por eso, perfeccionismo esté en su DNA. El Samoa 34 que construyó con la ayuda de su esposa Catarina en el jardín de su casa en Campinas, Estado de Sao Paulo, Brasil, así como los Scuro, sin ayuda de otras personas, se quedó una construcción increíblemente bien-hecha. Como en un caso de "deja-vue" ellos también se decidieron por ese plano y ahora están realizando el sueño de cambiar de hogar, pasando a vivir en su nuevo barco, aprovechando la vida de la maniera que desearon. En el año de 2009 la pareja participó de la Recife - Fernando de Noronha, tiendo ganado la regata en su clase, un hecho fantástico para un barco donde todos los perteneces de los dueños se encuentran a bordo. Ahora en 2010, allá estarán de nuevo, ahora con la responsabilidad de confirma la victoria del año anterior.

Luthier es un barco hecho con mucha clase y buen gusto. Sin duda merece tener ese nombre

Dorival y Catarina ya están viviendo a bordo hace casi dos años. Para compartir con otros sus aventuras criaron un blog muy agradable: www.veleiro.net/luthier/. El interesante es que ellos escriben sobre los mismos temas, cada uno con su visión. Para los que aman narraciones de viajes aconsejamos seguir ese blog.

 

Dorival y Catarina recibiendo el trofeo por la victoria en la Refeno de 2009

***

El otro Samoa 34 que estará competiendo ese año es Arandu. Ese barco es el primer Samoa 34 a ser construido con la opcional cabina prolongada que ofrece mayor altura en el camarote de proa, pero, como en el caso de la manta corta, cuando se cubre los pies, se descubre la cabeza. En esa versión se pierde la visión panorámica de 360° para el exterior, además de se perder la simpática cubierta de proa sin obstrucciones. Pero como las dos versiones hacen parte del paquete del proyecto, dejamos a los constructores elegir su preferencia.

Geraldo es ingeniero aeronáutico y trabaja para la industria aeronáutica Embrear en la ciudad de Sao José dos Campos, Sao Paulo. Como pertenece al departamento comercial, acostumbra viajar para los cuatro cantos del planeta. En ese tiempo ha hecho muchas amistades con personas que también aman el deporto de la vela. Entre eses amigos está un belga que a veces viene a Brasil a trabajo. A pesar de su amigo tener un velero de fabricación seriada en Bélgica, Geraldo lo invito para una navegada a bordo de Arandu. Mismo su barco siendo más grande, el belga se quedó impresionado con el conforto interno y con el desempeño del Samoa 34. Siendo un cordon-bleu, aun brindó la familia de Geraldo con refecciones cinco estrellas a bordo, haciendo grandes elogios para el arreglo de la cocina de bordo.

 

Arandu fondeado en la Isla Grande, Estado de Río de Janeiro

La hija de Geraldo está apreciando ser tripulante del Arandu  

La clase Samoa 34 está se dispersando rapidamente. Ya tenemos docenas de barcos navegando u en construcción. Algunos están siendo hechos en lugares exóticos, como el Samoa 34 que nuestro cliente Jayme Bubolz está construyendo en Tocantins, en la región norte de Brasil, en el jardín de su casa al lado de un tributario del Río Amazonas que pasa por su propiedad. Otro cliente construye uno en la Sierra del Caparaó, a casi dos mil metros de altitud. Si usted sueña con un barco para grandes aventuras al alcance de la construcción amateur, el Samoa 34 puede ser una buena opción.  


Samoa 34 - Constructor amateur sale para una expedición en canoa

Nuestro cliente Jayme Bubolz, un constructor amateur de un velero clase Samoa 34, es ingeniero químico y servidor público, teniendo dejado el próspero sur del Brasil para vivir en el nuevo Estado de Tocantins, ubicado en los límites del altiplano central brasileño con la selva amazónica., obteniendo un cargo técnico como empleado del estado en la ciudad de Gurupi.

Esa región aun tiene su naturaleza prácticamente intocada, siendo donde el ecosistema de la sabana del altiplano encuentra la floresta Amazónica

El jardín de la casa donde Jayme vive es un lugar perfecto para una construcción amateur. En el momento él construye las mamparas de su futuro barco para empezar el montaje. Gurupi, Estado de Tocantins

Cuando llegó a Gurupi, siendo un total forastero donde iría se ubicar, él adquirió una propiedad donde en los viejos tiempos existía un burdel de lujo. Jayme creé haber enterrado en su mansión un montón de cabezas de ganado, quizás mismo algunas haciendas.

Siendo un adepto del crucero a vela, decidió construir un Samoa 34 en el jardín en la amplia área de su residencia durantes los fines de semana. Por suerte el espejo de agua que pasa por su patio se comunica con un tributario del Amazonas. Cuando la obra termine todo que tendrá que hacer será poner el barco en el agua y seguir hasta la desembocadura del Amazonas. Sin embargo, como la vida no es solamente soñar con los encantos de otros lugares, él quería disfrutar la oportunidad de ya estar viviendo en uno de eses paraísos.

Vista superior del Río Javaé serpenteando entre los límites de la floresta amazónica y la vegetación
de campos de la isla de Bananal (la mayor isla fluvial del mundo)

Pero, aunque el barco no se queda concluido, Jayme, junto con sus dos hijos, Leo y Eduardo, decidió hacer un safari de piragua por los ríos Javaé e Araguaia, ese último siendo un importante tributario del Amazonas. Por el relato de la aventura creemos que la experiencia que vivió fue una cosa fuera de ese mundo, del tipo para jamás ser olvidada.

***

Mismo estando contento en vivir en Gurupi, Jayme admite que a veces se queda enojado de tener que escuchar "country music" el tiempo todo, y también esperar por la primera luna llena de agosto para que los sapos comiencen su canto interminable, el que lo irán hacer para siempre si la profecía del fin del mundo en el año de 2012, hecha por los Mayas no venga a se realizar.

Ese hermoso escenario será nuestro paisaje constante por los próximos diez días.
Leo y Eduardo listos para comenzar la larga jornada.

Siendo la naturaleza humana algo instable, no es llegar al destino el que importa, pero si conocer el que está escondido por detrás del horizonte.

Jayme, el a la isquierda, y Leo saborean la cena en la primera noche de camping. El hornillo Primus en la foto es idéntico al empleado por Amundsen y Schackleton en sus expediciones polares de 1911/1912.

Mañana del segundo día. Hora de proseguir viaje.

La descripción de las aventuras río abajo de la familia Bubolz es pura adrenalina y las fotos que Jayme nos hay enviado son de dejar cualquier uno con ganas de repetir sus experiencias.

En verdad el velero de crucero es solamente una herramienta para que realicemos nuestros sueños. A veces es más sencillo dejar el barco en una marina u ancladero y utilizar otro tipo de embarcación para realizar una excursión, como el anexo con fueraborda para distancias cortas, un kayak para ir más lejos, o hacer un viaje de piragua, si hay la intención de hacer campamentos para pasar la noche.

Solos en ese mundo acuático aun salvaje

Navegar río abajo en un tributario del Amazonas es una experiencia inolvidable, la galería de fotos que Jayme nos hay enviado siendo un testigo de eso. Utilizando dos canoas en vez de una solo más grande permitió retratar el escenario con mucho más autenticidad. Sigue la descripción de la expedición enviada por e-mail:

Como aun no pueda navegar en agua salado, necesito encontrar una manera de aprovechar la vida con las maravillas que nuestras cercanías nos ofrecen. Del primer al diez de Julio, yo y mis dos hijos, Leonardo y Eduardo, hicimos una aventura inolvidable explorando los ríos Javaé e Araguaya. Vagabundeamos por 230km río abajo, comenzando la excursión en "Barreira da Cruz", alcanzando el Araguaia en una localidad llamada "Caseara", diez días después. Viajamos por el margen occidental de la "Reserva Natural del Cantão", visitando sitios de extrema hermosura, con una profusión de playas de arena blanca, vida salvaje abundante y cuantidades infinitas de pescado, no habiendo prácticamente la presencia del hombre. ¡Por cuatro días consecutivos no vimos una simple alma! Durante eses diez días descubrimos cosas que ignorábamos, como un hotel cinco estrellas incrustado en la floresta. Sin embargo nos sentimos tan lejos del mundo exterior que solamente subimos de la eliminación de la selección brasileña en la copa del mundo tres días después.

En seis de siete campamentos descubrimos pegadas de jaguar en la arena.

Siendo picados por el mosquito de la vela, no pudimos resistir a la tentación de hacer una vela provisional para nuestras canoas, el que conseguimos con un jirón de cetil que llevábamos con nosotros, aprovechando para mejorar nuestro desempeño cuando el viento era favorable.

Hicimos esa vela de cetil para ayudar cuando el viento soplaba de dirección favorable.

El viaje duró diez días, siete navegando y los otros tres simplemente vagabundeando, pescando y emborrachándose con cachaza, nuestra bebida favorita.

Ese asado de pez era destinado al almuerzo pero terminó siendo la cena, …hic..hic

El primer día fue muy estresante. Estábamos preocupados con un aviso de tempestad e aprehensivos en hacer campamento donde los jaguares reinan. Para empeorar las cosas Eduardo tuvo un brote de fiebre amarilla nos obligando a lo medicar. Después del tercer día ya estábamos acostumbrados con el imponderable y nuestra auto-confianza se restableció.

Nos quedamos impresionados con la abundancia de pez, delfines y nutrias, aun teniendo la fortuna de observar el raro delfín color de rosa.

Por dos días fuimos seguidos por un delfín que alimentábamos con nuestras manos, con el exceso de pescado que capturábamos.

Fuimos brindados con ese crepúsculo de increíble hermosura. En los fines de tarde nuestro progreso era mayor,
cuando el río se constituya en un espejo.

En los fines de tarde, cuando el río se quedaba calmo con el fin de la brisa, era cuando avanzábamos más rápido. En promedio nuestras singladuras eran de 35km por día.

Nuestras canoas Cherokee se probaran ser adecuadas para la tarea. Nos Quedamos impresionados con su capacidad de carga. Una apetitosa corvina en el anzuelo.

No teníamos como sentir falta de proteínas, tan fácil era la captura de pescado. Todo que necesitábamos hacer era lanzar el cebo en el agua y traer un pez a bordo. Virtualmente éramos seguidos por una despensa.

Corrida de caimans…

Observar la fauna local desde lejos fué una experiencia que pudimos realizar durante los días en que navegamos río abajo. Grandes pájaros volando en pareja a veces posaban en gajos de árboles bien cerca de nosotros, nos dejando fascinados con sus cantos estridentes.

  

Vimos muchas aves. Ese es el jacú de pecho rojo. Se manifiesta mucho durante la madrugada

Whoops!!! Leo se sintió un campeón en la pesca con anzuelo.

Existen hoy en día pocos lugares donde la naturaleza permanezca intocada como esa región donde el altiplano bordea la floresta amazónica. Nos sentimos privilegiados por tener la oportunidad de visitar ese sitio. La diversidad de especies es tan rica que en nuestros corazones todo lo que más deseamos es que esa área se mantenga como es ahora, como un santuario para las próximas generaciones. La "onça pintada", el jaguar sudamericano, es uno de los habitantes de ese eco-sistema. Tuvimos la suerte de poder tenerlas vislumbrado desde lejos, sin embargo estando seguros que ellas nos vislumbraran durante todo el tiempo.

Finalmente llegamos al Araguaia. Era el fin de nuestra jornada. Que lástima nuestra vacaciones estaban terminando. En el décimo día llegamos al primer poblado desde nuestra partida, Barreira del Campo, en el distrito de Santana del Araguaia. En ese punto el río es tan ancho que podíamos ver la curvatura de la tierra en el horizonte.

En el primer día estábamos un poco ansiosos, pero desde entonces nos sentimos como se viviéramos allí por todas las nuestras vidas. Las canoas transportaban todo lo que necesitábamos e aprendemos a sobrevivir con nuestros propios recursos. A veces pescábamos en demasía, y cuando capturábamos un ejemplar de una especie rara, lo devolvíamos a su elemento.


Pirarara es un pez exquisito. Mismo así, Leo lo devolvió al río.

Un beso de despedida.

Era el fin de un viaje inolvidable. Antes de llegar al poblado encontramos una cabaña con dos macas, en frente al río, sin nadie al derredor. Nuestro deseo fue quedarnos allí para siempre, pero la curiosidad de saber el que se escondía por tras del horizonte fue más fuerte, para eso estamos construyendo el Samoa 34.


Samoa 34 Biruta

Siempre acreditamos que, independiente de cuanto irá costar, un velero de crucero hecho para se vivir a bordo y navegar con él en viajes prolongados no debe ser muy  grande, ni  muy chico.
Si el barco es muy grande, usted puede tornarse un esclavo de él, muchas veces dependiendo de otras personas para ayudarlo a navegar, además de tener que hacer cargo de un alto costo de manutención y mucho trabajo para realizarlo. Pero, si el barco es muy chico tal vez se quede difícil almacenar todas las provisiones necesarias para realizar un longo crucero. 

El Samoa 34 es un buen ejemplo de barco que se queda en eses límites. No es por casualidad que la clase es tan estimada entre nuestros clientes que adquirieron el proyecto. Para sus dueños el Samoa 34 tiene la eslora cierta para se vivir a bordo con una pequeña familia. Además acostumbran reírse con desdén cuando comparan sus barcos con otros de producción seriada. Creen que su modelo es más robusto, más fácil en la maniobra con tripulación reducida y más practico de ser mantenido por no tener sitios de difícil acceso en su interior. Total ellos consideran sus barcos más confortables que la mayoría de los veleros de eslora semejante, gracias al buen provecho  obtenido cuando fue definido el layout interior, donde todo el espacio disponible es bien utilizado, desde la mampara de la caja del ancla hasta el espejo de popa.
Un buen ejemplo de Samoa 34 es el velero Biruta, inicialmente llamado Libertad.
Ese barco fue construido por Astillero Franzen de Curitiba, Brasil,
www.estaleirofranzen.com.br . Nuestro cliente inicial fue un empresario de agro-industria cuyo tiempo siempre estuvo a premio, siendo su hacienda muy lejos del mar. Por eso descubrió que el deporto de la vela no era para él, decidiendo vender el barco, a pesar de tenerlo construido con todo esmero y dedicación.

El salón del Biruta muestra bien como la madera barnizada proporciona una atmósfera  caliente al interior.

El nuevo propietario, Celso dos Santos, ya era nuestro cliente, pues tenia hecho la adquisición de nuestro proyecto MC34/36. Sin embargo, cuando descubrió que estaba a venta un velero, prácticamente con la misma eslora, listo para navegar, no resistió a la tentación y adquirió el Biruta.

La mesa de navegación del Samoa 34 posee un grande armario bajo su tampón para guardar cartas náuticas.

Que él ha hecho un buen negocio, cuanto a eso no hay duda. No es frecuente encontrarse un barco bien equipado construido por un astillero renombrado, listo para navegar, a venta. En esas ocasiones hay que ser ligero para que no lo vaya  a encontrarlo en las manos de otro dueño

Ahora Celso está libre para hacer con el Biruta el que desee, y sin duda ya está sacando provecho de su adquisición. Mire el video que él nos envió, mostrando el Biruta navegando ligero en un día perfecto para salir con un velero.


Samoa 34 Zait. Un velero madera/epóxi

Zait, uno de los más lindos veleros ya construidos a partir de nuestro proyecto Samoa 34, finalmente tuvo su inauguración oficial. Nuestro cliente y amigo Daniel Sequerra nos envió un e-mail relatando el suceso, así como un poco sobre la historia del barco y también sobre nuevos planos:

 

Queridos amigos de B & G Yacht Design, 
Creo que voy hacer un resumen de la historia de mi velero Zait a ver si ayudo a algún otro loco como yo. 
Mi primer contacto con Uds. de la oficina ha sido en 17/8/2004 por un e-mail con todo tipo de preguntas posibles sobre los más variados proyectos y materiales de construcción. 

Diana y yo teníamos dudas entre tus proyectos del Samoa 34 y  Samoa 36, pero ya teníamos dos cosas en concreto:

1)       Sería hecho por Flavio Rodrigues, www.flab.com.br
2)       Que sería un barco de madera

En 20/1/2005 he hecho el primer pago para la compra de maderas a Flavio y de este momento adelante la decisión de hacer un Samoa 34 estaba tomada.
No me parece posible decir que Diana y yo somos personas totalmente normales, pues estábamos en finales de la construcción de nuestra casa que nos hay costado más del doble de lo planeado, teníamos nuestro casamiento y luna de miel confirmados (todo esto saliendo de mi bolsillo) y además de todo esto empezamos a invertir en la construcción de un barco que al final me hay costado 5 o 6 veces más que lo planeado.

Está clarísimo que nuestra vida financiera se ha quedado muy mal y hasta hoy hago negociaciones con los bancos para intentar llegar a un acuerdo final para, quizás, empezar algo nuevo.
Bien, después de muchos años y muchos cambios en el proyecto original del barco donde hemos incluido lujos increíbles, como aire condicionado, dos heladeras y  un congelador eléctricos, boiler, todo tipo de equipos electrónicos, holding tank (pues Diana es bióloga y no le gusta ensuciar una bahía o una playa llena de bañistas a pesar que 99% de los barcos en Brasil no tienen este equipo, pues creo que sus propietarios no se quedan mal en bañarse junto con caca del barco al lado), guinche eléctrico y toda la cubierta en madera teca.

El barco ha ido para el agua en la marina Kauay en mayo de 2009, pero en la realidad solamente he considerado que todo estaba listo el día 6/2/2010. O sea, podemos decir que entre buscar el proyecto y finalizar todo hemos llevado más de 5 años. En eses cinco años nos casamos, tuvimos la "llegada" de Deborah y Nathan, y también la alegría de tener mi hija mayor, que se llama Helena, viviendo en nuestra casa.

 

Jamás he dejado de navegar a vela con Zait, mismo antes de todo estar 100% listo. La primera viaje ha sido de Ubatuba a Río con el mar agitado. Después hemos intentado llevar el barco a Angra dos Reyes para hacer el bímini, pero llegando adelante de la playa de São Conrado hemos sido sorprendidos por 32 nudos de viento y mar fuerte. Hemos tomado la decisión de volver a Río, no por cuestión de seguridad o confianza en el barco, pero si por nuestras condiciones físicas que no son muy buenas para nos quedarnos por 12 horas en una situación sin salida. Algunos días después, hemos salido de Río nuevamente con destino a Angra de los Reyes y llegamos a la marina de Bracuhy con toda la tranquilidad. Después hemos navegado hasta Almada donde Flavio tiene una casa muy linda.

 

Volver de Almada a Río ha sido una nueva aventura, pero de esta vez hemos ido adelante y Zait parecía que estaba en un mar de tranquilidad, mientras Miguel (mi suegro y compañero de vela) y yo nos quedábamos totalmente mojados de tanta lluvia. 

Aun he hecho otro viaje entre Navidades y Año Nuevo hasta Cabo Frío y Buzios, y solamente después de este viaje he hecho la inauguración oficial del barco en un viaje con Diana de Río hasta Angra donde se quedó el barco por algunas semanas.

Es verdad que mi barco se quedó un poco pesado (exactos 8.000 quilos) pero tiene buena velocidad, especialmente en viento atravesado. Pero lo que es de verdad muy impresionante es la seguridad que tiene el barco. Siempre que hemos tenido mar fuerte jamás hemos tenido ni una gota de agua salada en la bañera. También es muy interesante como la proa no se deja hundir. Tengo la sensación que hay un muelle que pone el barco arriba con mucha fuerza y esto pasa una tranquilidad y seguridad muy importantes. Pero es importante saber que yo tengo dos anclas con un total de 80 metros de corriente más el peso del guinche y otras cosas que son muy pesadas.

Un comentario que ha sido muy interesante hecho por uno de los mejores reparadores de barcos que hay en el Iate Clube do Río de Janeiro es que Zait ha sido hecho como se hacían barcos en el pasado, o sea, con los mejores materiales disponibles y con mucho capricho sin ahorrar nada. Se quedó impresionado como el barco es fuerte y bien hecho.

Yo tengo hecho mis planes para hacer viajes por la costa de Brasil con mi querido barco (parece que tiene alma, pues ha sido hecho con madera ...) pero por razones profesionales he tenido que cambiar un poco las cosas. Por otro lado, mi familia se ha quedado más grande, pues empiezan a venir los amigos y enamorado y el barco se va quedando cada vez más pequeño. Además de todo el cariño y amor que tengo por mi barco, empiezo a sentir la presión de toda la familia para hacer un barco mayor. El problema es que mi amigo Flavio ya no contesta más el teléfono desde que le hable sobre esta idea, pues ya me conoce bien y mi amigo Cabinho (Roberto Barros) también se va a esconder de mi pues ya sabe que va a tener que hacer cambios y más cambios para hacer todas las locuras que tengo en mi cabeza.
Por fin, creo que alguien en este mondo va a querer comprar un verdadero Rolls Royce de los mares que ha sido inaugurado hacen pocos días, y también me creo que alguien me va a ayudar a convencer tanto a Cabinho cuanto a Flavio para hacer un barco nuevo para toda la familia.

Mi contacto es: Daniel@veleirozait.com.br 
Daniel Sequerra.


Samoa 34 Luthier en la regata Recife - Fernando de Noronha 2009

Recibimos el e-mail abajo enviado por Dorival Gimenes, que construyó praticamente solo el velero Samoa 34  Luthier  en su casa de Campinas, Estado de São Paulo, Brasil, y así que el barco se quedo terminado, se cambió con su esposa para bordo, donde viven desde entonces. El paso siguiente fue programar un crucero por la costa brasileña con la intención de participar en la regata Recife - Fernando de Noronha. El e-mail relata  esa historia.

Amigos y proyectistas del Samoa 34. Mi velero Luthier es un barco de crucero rápido, y ustedes pueden se enorgullar por tenerlo proyectado. Desde Diciembre 2008, cuando hicimos su botadura, solamente nos tiene proporcionado alegría  y buenos resultados.

Ganamos la regata Recife - Fernando de Noronha 2009 en nuestra clase, Abierta B,  y gracias a él estamos conociendo muchos lugares hermosos e interesantes de la costa brasileña. Nuestros relatos de viaje son publicados en el blog de la página www.veleiro.net (blog.veleiro.net), administrada por el capitán del velero Yahgan, un Cabo de Hornos 35, que hecho a hace más que quince años, navega tranquilo, tan nuevo cuanto Luthier. Eses dos barcos son prueba viva que la tecnología utilizada, strip-planking, es muy robusta y segura para construcción amateur. Pero no es solamente eso que te4ngo a les decir. Durante nuestro viaje encontramos muchos MCs en acero, Samoas 29 y Aladins 30 en fibra de vidrio y MCs28 en terciado marino/epoxi, etc., todos eses barcos diseñados por su estudio…Mejor dicho, conocemos un MC28, Vagamundo,   construido por un buceador  de Vitória, Estado del Espírito Santo, muy hermoso! También conocimos barcos de la oficina B & G Yacht Design construidos por astilleros industriales y artesanales.

Preparación para la partida de la regata en el Punto Cero (Centro de la ciudad de Recife)

Em todos los puertos que llegamos Luthier despierta curiosidad. Siempre que decimos que fuimos nosotros que lo construimos, las personas se ponen a mirar el casco, y se quedan con una cara de duda, y invariablemente preguntan: ¿pero es realmente de madera? Y siempre tenemos que mostrar el interior del barco y fotos de la construcción. Las otras preguntas infalibles son el tiempo de construcción, el costo de la obra, dificultades, etc. Finalmente preguntan si mi esposa está de acuerdo en vivir a bordo.

Para tiempo de construcción, costo, dificultades, etc., tengo algunas respuestas y aconsejo que visiten el sitio de la oficina B & G Yacht Design en Internet, entre otras, como referencia. Cuanto a mi esposa, digo que ella participó de la construcción y adora nuestro "baby" como llama el Lutier.

Dicen que los barcos tienen alma. Creo que sea verdad, pues Lutier es ansioso por navegar, detestando quedarse en el muelle, prefiriendo los ancladeros, pero se sintiendo realmente feliz solamente cuando está a navegar.

 

 Luthier navegando en la ceñida

Viajar con el Luthier es muy confortable. Desarrollamos un promedio de velocidad de seis nudos, y dependiendo de las condiciones de mar, es claro, se puede navegar  a siete nudos sin forzar el equipamiento.

Con las velas bien ayustadas el timón se queda tan liviano que el piloto automático casi  no gasta energía para funcionar. Muchos otros navegadores de crucero ya me informaron que esa es una de las características de los proyectos diseñados por su oficina

Mismo siendo la casa de Dorival y Catarina, con todo que llevan a bordo, Luthier es muy veloz para un treinta y cuatro pies de crucero

Construir un barco y salir navegando, mismo que sea en los weekends es una grande realización, pero hay que tener mucha determinación, planeamiento, esmero, control de ansiedad y conformarse con el facto que, durante la construcción la oficina estará trabajando para lanzar nuevos diseños y actualizaciones, y hay que resistir a la tentación de realizar cualquiera mudanza de rumbos durante la obra, como casi aconteció comigo cuando supe que ustedes relanzaron el Cabo de Hornos 35 modificado, en una versión más moderna.

Terminar una obra es una sensación indescriptible, y entonces las opciones de disfrute se ampliarán con todos los océanos a conocer y explorar.

Además de la construcción, es necesario estudiar navegación, meteorología, procedimientos de seguridad, primeros socorros, etc. Mejor dicho, un buen barco necesita de un buen capitán. Siempre tendremos el que aprender y siempre habrá un nuevo lugar a conocer. También existen muchas personas interesantes por el camino

Dorival

A bordo del Luthier

Ser el vencedor en su clase en una regata internacional con un barco hecho con sus propias manos en el jardín de casa trae una sensación de realización indescriptible.


Samoa 34 Zait -Video de la botadura

Flavio Rodrigues, de Astillero Flab establecido en Campinas, San Paulo, Brasil, www.flab.com.br , orgullosamente  informa la botadura de su última creación, el Samoa 34 Zait. Nosotros recién publicamos una materia en nuestro sitio en portugués, "Samoa 34 Zait, um toque de classe na construção madeira/epoxi", relatando la conclusión de la obra. Ahora divulgamos el video producido por su hijo, Ivan Rodrigues, para ese acontecimiento, con derecho a música compuesta exclusivamente para el evento.

Daniel Sequerra, el propietario de Zait, es el marino más contento con su barco que conocemos. Felicitamos a Flavio por el excelente trabajo, a Ivan por el artístico que se quedó su video, incluso la música compuesta especialmente para esa ocasión, y a Daniel por el lindo barco. Flavio escribió:

Prezados amigos
El dos de Junio tuve una vez más tuve la oportunidad de sentir toda la emoción de inaugurar un barco construido por nuestro taller. Zait, de nuestro querido amigo Daniel Sequerra, fluctuó delicadamente, y como si ya supiese que el mar será su hogar, navegó altanero y hermoso al comando de su capitán.

Fue solo un una breve navegada, pero el suficiente para demostrar las excelentes líneas del proyecto Samoa 34. Con la intención de compartir toda la emoción del acontecimiento con todos nuestros amigos, los convido para asistir al video del encuentro de Zait con el agua.

Flavio Antônio Rodrigues
Tel: +55 019 97676161

PULSE EN LA FOTO PARA VER EL VIDEO