Samoa 36

Fotos Formulário de Pedido Fotos Quilhas Construção do Casco Convés Mastro e asteiamento Plano Vélico Lista de Planos Principais Dimensões Layout Descrição

SABADEAR II - AHORA ES REALIDAD

Después de más de dos años de trabajo intenso, finalmente quedó listo el primer Samoa 36, el Sabadear II de José Manuel Gonzalez Fernandez, nuestro amigo Manolo. El hecho más importante en la inauguración de una de nuestras más recientes creaciones, es que este es un barco de fibra de vidrio construido dentro de normas industriales, que fueron reproducidas con la mejor calidad y por el equipo de constructores. Gracias al excelente trabajo realizado, ahora pueden ser producidas mucho más rápido otras unidades de esta clase y este entusiasmante modelo deberá tornarse una marca de prestigio. El Sabadear II quedó lindo. Dos discretas líneas de color azul y amarillo cromo, casi a la altura del convés, otorgaron a la imagen del barco una clase incomparable. Aberturas bien terminadas y con un acabamiento impecable, además de óptimos equipamientos instalados por todas partes, dieron un valor al barco digno de las mejores marcas. Y, por supuesto, todos estamos felices, principalmente Manolo, pues yá está aprovechando las primeras navegadas, de las muchas que pretende hacer. Nosotros de la oficina tenemos un importante motivo para conmemorar. Como los primeros en este ramo, tuvimos un papel destacado en la implementación de la industria náutica en el Brasil. Después vimos, por muchos motivos, esta industria perder espacio casi hasta su extinción. En seguida, vimos prevalecer la opinión de que esta parte de la industria no era cosa para brasileños, y que tendríamos que limitarnos a importar el producto extranjero. Es entonces que viene un amigo nuestro encarando un desafío de este tamaño y ahora ya está navegando en su Sabadear II, feliz de la vida y preparado para colocar muchos otros Samoa 36 en el agua. A propósito, Manolo también fue el gran incentivador de la clase Multichine 28. Su primer velero, el Sabadear fue el barco inaugural de la clase, y como ya había optado por hacer el mejor barco posible, adicionando al modelo todo de la mejo calidad, gracias a esta actitud la clase exparsió en mucho poco tiempo y hoy ya somos más de cien constructores en el Brasil y en el exterior, con muchos de estos barcos ya navegando y propagando cada vez más, los méritos del proyecto. Ahora queda fácil creer que la clase Samoa 36 va a tener un futuro tan victorioso como fue la del primer Sabadear. Felicitaciones, Manolo!